Economizar, socializar y ayudar al medio ambiente: ¿alguna vez viajaste en un auto compartido?

BlaBlaCar y Carpoolear

¡Hola!  Hoy te traigo este súper recurso viajero que no podía faltar en mi blog: el viaje en  auto compartido. Y te voy a hablar de las dos aplicaciones que personalmente he usado: BlaBlaCar y Carpoolear

¿Viajar en auto compartido? ¿Qué es eso?

La idea de ambas aplicaciones es la misma: conectar a conductores que tienen lugares libres en sus automóviles, con personas que quieren viajar al mismo lugar o a otro que quede en el camino. A través de estas app, no solo economizás dinero al dividir el precio del viaje entre varios pasajeros, sino que además te permite conocer personas de una manera completamente aleatoria y por último, y lo más importante, ¡también ayudás al medio ambiente!

Yo usé BlaBlaCar en Brasil, España, Portugal e Italia, y Carpoolear en Argentina. Me gusta decir que ambos son el Couchsurfing de la movilidad, ya que uno de sus principales objetivos es el mismo: el intercambio con otras personas. Por ejemplo, en mi viaje desde Sevilla a Lisboa conocí a Ximena, una chica Ecuatoriana (que también era pasajera) con la que luego pasamos varios días paseando por la capital portuguesa.

viajar-en-auto-compartido
Foto de Mart Productions para Pexels

Características de este sistema:

  • El sistema de auto compartido suele costar menos que lo que pagarías si viajás en transporte público. En general el precio se calcula tomando en cuenta lo que sale la gasolina más los peajes, dividido la cantidad de pasajeros.
  • Además de ser más económico, yo le veo otra gran ventaja: por lo general si te tomás un bus o un tren, puede que las terminales estén alejadas del centro o que no te queden cómodas para llegar. Muchas veces con BlaBlaCar o Carpoolear, el conductor te pasa a buscar por dónde estás, o te deja más cerca de tu punto final. Otras veces, si hay buena onda, hasta te dejan directamente en tu lugar de destino.
  • Es un sistema que se basa en la confianza. Y para reforzar la seguridad de los viajes, estas app permiten ver las referencias tantos del conductor como del pasajero, lo que hace que uno pueda viajar tranquilo, sabiendo que va a llegar a destino. Se recomienda prestar atención siempre a estas referencias.
  • Compartir auto es una forma ecologista de viajar. En vez de ir varias personas en varios coches, van todas en uno, lo que reduce las las emisiones de CO2,  el consumo de gasolina y las congestiones de tráfico. Se tratan de proyectos de movilidad sostenible.
  • Sirve para hacer viajes de media y larga distancia, incluso en algunos casos podrás encontrar viajes a destinos internacionales.
  • No sirve únicamente para viajar solos. Tanto en BlaBlaCar como en Carpoolear se indica la cantidad de pasajeros que un automóvil puede llevar. Esto nos permitirá viajar también con nuestros amigos, pareja o parientes. 

bla-bla-car-viajando-auto-compartido
¡Exceso de confianza!

Hoy en día, BlaBlaCar tiene más de 35 millones de usuarios en 22 países. Y en España, por ejemplo, casi un 15% de los españoles lo usa. En Argentina Carpooling aún no se conoce tanto, aunque la tendencia es que se está empezando a descubrir y a utilizar más seguido. Los recorridos más populares son Rosario-Buenos Aires, Rosario-Córdoba y Buenos Aires-Córdoba. 

El viaje en auto compartido realmente facilita mucho la forma de transportarnos, a veces es mucho mejor que usar el transporte público: es más rápido, más económico, e incluso más cómodo. Sin embargo, también tiene sus inconvenientes y no quiero dejar de mencionarlos.

Desventajas:

  • Raramente podrás planear un viaje con muchos días de anticipación. Esto sirve más para viajes a corto plazo. De todas maneras, se pueden crear alertas de viajes e ir controlando los días previos para ver si tenés suerte.
  • Si estás en una ciudad no tan turística probablemente no encuentres viajes. Al vivir en Campobasso, una ciudad del interior de Italia, para poder utilizarlo tengo que buscar como destino, otras ciudades más turísticas y trasladarme allí para hacer la conexión.
  • Algunas veces puede pasar que se presente una incompatibilidad horaria, y que no puedas usar el sistema. Otras, que te rechacen el viaje muy cerca de la fecha, o que te cambien las condiciones cuando ya habías reservado.
  • Otras veces el punto de recogida se encuentra alejado. En Italia varias veces me pidieron que vaya al medio de la autopista. La última vez tuve que caminar 4 km con todo mi equipaje a cuestas y por el medio de la ruta. No fue muy feliz.
  • Si no tenés ganas de socializar o no hablás el idioma, puede ser un poquito incómodo, al menos para mí. Esto en la app de BlaBlaCar lo podés solucionar buscando una persona que tenga en su perfil la palabra “bla”. Significa que le gusta hablar poco. De todas maneras, a mí me resulta incómodo cuando viajo sin hablar, ¡las horas no se me pasan más!
viaje-compartido-con-amigos
¡Se descompuso el auto! ¡A esperar!!

Entonces Sue, ¿lo recomendás o no?

¡Claro que lo recomiendo! Pero como todos los recursos viajeros, hay que saber cuándo usarlo. Por ejemplo, estás en Argentina y te querés ir de vacaciones a Brasil. El viaje a Brasil es mejor que lo hagas en auto, óminbus o avión, ya que lo podrás reservar con anticipación y tener más control sobre la situación. Pero una vez allá, los traslados entre las diferentes ciudades podés hacerlos en BlaBlaCar, porque en muchos casos, funciona mejor que los transportes públicos. En Brasil a veces trasladarse entre distintas ciudades puede ser un dolor de cabeza y los viajes compartidos vienen a solucionar un problema grande en este sentido.

Yo no lo usaría si tengo apuro, si en la app me aparecen solo perfiles sin referencias, o cuando el punto de recogida se encuentra alejado. En general cuando quiero viajar, primero busco en las APP y si no encuentro lo que estoy buscando, ahí recién busco transporte público. 

¿Cómo se calcula el precio?

En BlaBlaCar el precio lo pone el conductor y es libre, aunque se le recomienda respetar los límites razonables y que el mismo no tenga mayores beneficios económicos que el de compartir el viaje. La empresa pone unos valores como techo; para tener una referencia, el trayecto Madrid- Valencia tiene un precio medio de 21 euros.

En Carpoolear el precio se debe calcular en relación al combustible usado más los peajes que se deban pagar durante el viaje, dividido entre todos los partícipes, y se debe pautar antes del viaje. Si el precio supera este valor, podría ser considerado como transporte ilegal de pasajeros. El viajero puede pedir que se exhiban los tickets de combustibles y del peaje y el conductor no puede negarse a este pedido.

Coordinando el viaje.

Los viajes se coordinan a través de las respectivas App. Ambas partes pactan de antemano todo lo necesario: el recorrido, el lugar de recogida y el de destino, el precio, el horario, cuántas valijas pueden llevarse, cuántas personas viajan,etc. Luego también pueden intercambiar sus teléfonos para terminar la comunicación de manera más fluída y ultimar los detalles. Pero es importante que el viaje se reserve a través de la APP así queda constancia y te da la  oportunidad de poder calificar al conductor al terminar el viaje.

Calificaciones.

Es muy importante calificar el viaje. Tanto si sos conductor como si sos pasajero. Es la forma de dar seguridad a los demás miembros. Y atenti a esto: es necesario que pongamos también las referencias negativas. Sí, es un poco desagradable hacerlo, pero es el modo en que nos cuidamos entre todos.

También te recomiendo que cuando estés buscando un viaje, te tomes un tiempo para leer las referencias de la persona con la que vas a viajar. A veces, por más que tenga una calificación positiva, podés leer entre líneas, algunas cosas como “el viaje muy bien, conducía un poco rápido, pero el resto perfecto”. Esto te puede poner en alerta si no te gusta la conducción veloz. ¡Tomate el tiempo, haceme caso!

Y finalmente, tenés que saber que nadie te puede obligar a subir a un automóvil. Si por cualquier motivo el conductor te da desconfianza, te cambia alguna condición en el momento del encuentro, te cae mal o el motivo que sea, no estás obligado a hacer el viaje.

Mi experiencia.

En BlaBlaCar

  • Mi primera experiencia en Blablacar fue un viaje que hice desde Sevilla hasta Lisboa. Habíamos quedado en que me buscaban en la terminal de ómnibus a las 8 de la mañana. Puntualísimo estaba allí un chico de Bélgica con su novia de Suecia, y otra pasajera, Ximena. El viaje fue muy ameno, pasamos 4 horas charlando de nuestras vidas, de los viajes, de nuestras experiencias y de la historia de la pareja multicultural que ahora vivía en la capital portuguesa. Me dejaron a una cuadra de mi hostel, fue mucho mejor que si me dejaban en la terminal de ómnibus, pues habría tenido que tomarme el metro para llegar a mi destino.
  • En Italia usé varias veces BlaBlaCar y para mí fue más difícil porque yo hablo solo un poco de italiano, con lo cual no fluyó tan bien la conversación. El primer viaje fue de 4 horas con una pareja que estaba saliendo de vacaciones. Al principio conversamos un poco, luego cada vez menos, pero repito, fue por el tema del idioma.
  • El último viaje de Italia fue un poco más incómodo, pero no inseguro. La persona tenía casi 70 referencias positivas, lo que me hizo sentir segura. Pero el chico no era muy simpático. Me pidió que vaya al medio de la autopista para no desviarse, con lo que tuve que caminar 4 km de ruta hasta llegar al lugar indicado, y cuando llego habían otras dos personas más en el auto que yo no entendía si eran amigos u otros pasajeros. Pasé muchas horas sin pronunciar palabra. Esta fue mi experiencia más incómoda, pero sin embargo resultó todo perfectamente y llegué a destino sin problemas.
  • En Brasil tomé un coche compartido con una amiga. En principio buscábamos para ir desde Paraty hasta San Pablo. Teníamos que salir un día antes para dormir en la metrópoli brasilera y tomarnos al día siguiente un bus hacia el aeropuerto. El dueño del auto nos ofreció muy amablemente que por diez reales más, nos llevaba directamente hasta Guarulhos, haciéndonos ahorrar un día de viaje, al no tener que volver a San Pablo. En el viaje se le descompuso el auto y tuvimos que esperar un rato hasta que lo pudo arreglar, pero lo tomamos como una viscisitud cualquiera, que nos podría haber pasado también viajando en auto propio. Fue también una experiencia positiva.

En Carpoolear

Solo la usé una vez, para ir de Rosario hasta Nono, en Córdoba en las vacaciones de 2021 y en plena pandemia. Resultó todo perfecto, lo convenido por mensajes se respetó, el precio lo pagué antes de subir y fuimos charlando todo el camino. Era una pareja de mi ciudad y ellos también iban de vacaciones pero a otro pueblo cordobés. Me sentí segura y el viaje fluyó perfectamente. 

conocer-gente-con-bla-bla-car
Ximena, la chica que conocí gracias a BlaBlaCar

Acá te dejo, por si querés saber más, las páginas de BlaBlaCar y Carpoolear

¿Y vos? ¿viajaste ya en auto compartido? ¡Contame tu experiencia!

A este blog lo hacemos en conjunto. Al contarnos tu vivencia, ayudamos a otras personas a entender más sobre esta forma de viajar. ¿Te pareció mejor o peor que ir en transporte público? ¿Tuviste alguna mala experiencia? ¿Hiciste algún amigo? ¿Tenés alguna anécdota/historia divertida para contar? ¡Te leo!

¡Nos vemos prontito! ¡Abrazo viajero!

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    Seguime en las redes:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.