Te recomiendo cinco lugares para comer barato en Málaga.

Estamos en Málaga, llegamos y nos encontramos con una ciudad que nos hace pensar: ¡yo acá viviría muy feliz! El cielo azul, el clima perfecto, la gente tan amable, música por todos lados, y la calle Lario, siempre decorada y que invita a pasearla todo el año. 

De golpe nos da sed… ese sol maravilloso nos hace pensar en una cerveza ¡y se nos hace agua la boca! Pero ahí caemos en cuenta de que no todo es perfecto… ¡Málaga está bastante cara! Al haber sido nombrada como la mejor ciudad del mundo para vivir, los precios se han disparado.

Tal vez estás allá por un tiempo corto, y querés aprovechar los lugares más típicos y tradicionales como el famoso «El Pimpi», no importándote el precio de las cosas. Al fin de cuenta, son tus vacaciones ¡y ahoraste todo el año para ello! 

Pero si andás flojo de presupuesto, porque estás viajando por largo tiempo, o porque te acabás de mudar y tenés que economizar, acá te dejo cinco propuestas para comer barato en Málaga. En cada una podrás poner el foco no solo en lo gastronómico y tradicional, sino también en otras cosas, como la ubicación del lugar, la comida casera, los platos típicos andaluces ¡o incluso la playa! 

Sin más, ¡vamos a la lista!

mercado-de-atarazanas-malaga
El Mercado de Atarazanas en Málaga.

100 Montaditos.

Ok, esta opción no es en  la primera que pensás cuando llegás a una ciudad de España, y querés ir al lugar más típico de la región. Pero yo te lo recomiendo igual, si de comer barato en Málaga se trata. Para mí, la principal ventaja de los 100 montaditos en esta ciudad reside en que los dos locales más importantes están en ubicaciones inmejorables. Uno está al lado del cine Albeniz y del Teatro Romano, y el otro, en el Muelle Uno, el sitio «más chulo» de Málaga para pasar el atardecer, tomando una cerveza al lado del mar.

Cuando viví allá, los 100 montaditos era el obligado de la semana, allí nos juntábamos con mis amigos. La jarra de cerveza cuesta solo 1,50, y ¡es enorme! Y los montaditos casi todos cuestan también 1,50, y los miércoles y domingos, casi toda la carta está a un euro. 

Como su nombre lo indica, hay 100 variedades de montaditos para elegir, y se trata de un pan con gran variedad de cosas encima: quesos, fiambres, pescados, pollos, verduras… ¿Mi preferido? el número 38, de pollo, cebolla caramelizada y salsa mostaza y miel.

No nos olvidemos de que además de la cerveza, también ofrecen tinto de verano y ladrón de manzana, ¡ideales para los días de calor!

comer-barato-en-malaga-100-montaditos
¡Cerveza bien fresquita con amigos! Hablame de felicidad.

Café Ortega.

El Café Ortega es ideal para irse un poco de la parte absolutamente turista, llena de «guiris». Ubicado aún en el centro histórico, el bar se encuentra a orillas del río Guadalmedina. 

No te confundas: ¡que no haya turistas no significa que no haya gente! Suele estar bastante lleno, así que te recomiendo que vayas temprano. 

Este lugar reúne con creces las tres B (bueno, bonito y barato), está abierto de día y de noche (de 7:00 a 2:00, de hecho) y la atención es sumamente personalizada. La comida es genial, casera y abundante, y se especializan en comida paraguaya, aunque también sirven tapas.

El Café Ortega cierra la cocina antes de la medianoche, así que luego de esa hora solo podrás ir a tomar algo, no a cenar.

El pescaíto de Nicolás- Big Tapas.

¡Este fue un descubrimiento! No queda en el centro, sino en el barrio «Cruz de Humilladero», por la avenida Juan XXIII. Si pasaste el día en las playas de Huelin o de la Misericordia, podés hacer un desvío por esa avenida y pasar a comer el típico «pescaíto» andalú.

El Pescaíto de Nicolás no defrauda. Es un «must» si de comer barato en Málaga se trata. Las tapas cuestan 2 euros ¡y son enormes! También hay bandejas para compartir, tanto de pescados como de carnes, que no pasan los 15 euros. Eso sí, tené en cuenta que todo es frito, pero los pescados son muy frescos.

La cerveza también es barata ¡y siempre está fresquita! 

Te recomiendo que vayas temprano y sin apuro, pues suele haber fila para sentarse, pero ¡creeme que vale la pena esperar! 

donde-comer-barato-en-malaga
El único momento donde no hay fila... ¡cuando está cerrado!

Taberna Los Barrigons.

Otro lugar de tapas ideal para comer barato en Málaga. Está ubicado fuera del centro histórico, pero no tan lejos: queda en el barrio Trinidad, uno de los más típicos de Málaga, sobre la calle Martínez Maldonado. Allí podrás disfrutar de su terracita y comer a un precio más que conveniente.

En la Taberna Los Barrigons no tendrás desayunos, pero sí hay almuerzo y cenas. Abierto hasta las 23.30, tiene un menú variado, con tapas, camperos, boquerones, huevos rotos, carnes a la plancha, y mucho más. ¿Mi preferido? Las berenjenas con miel y caña. (bueno sí, me gusta lo agridulce, lo admito!).

También ofrecen un menú con primer plato, segundo plato, postre y bebida, por 13 euros.

Mercadona y Lidl.

Por último, esta opción que no es estrictamente un bar o restaurante, pero sí una alternativa para comer barato. ¡No te sientas engañad@, que tiene una explicación!

¿Qué te parece esta sugerencia? Ir al Lidl, o al Mercadona, comprar una tortilla, un humus o una ensalada ¡y hacer un picnic en la playa! En Málaga hace calor casi todo el año, así que llevar una lonita y un bocadillo para disfrutar del mar es una opción maravillosa. Yo lo hacía súper seguido cuando viví allá, sobre todo los días de luna llena, y más aún cuando se acercaba el verano y era de día hasta las 22:00. 

Eso sí, si querés cerveza fría, es mejor que la compres en un kiosco, pues en los supermercados  no suelen tener en las heladeras, solo las venden a temperatura ambiente. 

Aprovechemos que las playas en Málaga no son nada peligrosas, ¡y se puede disfrutar el mar a toda hora! 

Cada barrio en Málaga tiene su zona de bares.

Esta es una aclaración final. Málaga está bastante descentralizada. Cada barrio tiene su zona de bares y comercios, entonces si te vas a quedar en málaga por un período largo, te recomiendo que te tomes un tiempo para explorar cada uno y encontrar tu propio bar de cabecera, aquel donde te sientas un lugareño más, donde el trato andalúz o malagueño te haga sentir esa sensación de abrazo. 

Huelin, El Palo, Teatinos, Pedregalejos, Trinidad, el Limonar… son todos barrios repletos de bares. Ni que hablar de la playa, llena de chiringuitos en dónde nunca faltará el pescaíto frito.  Te invito a que los conozcas a todos, ¡y que luego me cuentes cuál te gustó más! 

el-pescaíto-de-nicolas
Disfrutando del Big Tapas.

Así que ahora quiero que me cuentes… En tus viajes, ¿sos de gastar en los mejores lugares para comer, o más bien pensás que la comida es algo secundario, un lugar con una mesa para rodearte de amigos y juntarte a conversar? 

Como verás, yo soy más de la segunda opción, por eso es raro que en esta cuenta leas muchas recomendaciones de lugares para comer, pero hay veces que por alguna causa, alguno me atrae, y en ese caso, seguiré compartiéndolo por acá. 

Y por supuesto, lo que quieras saber, y como siempre digo, ¡estoy a un click de distancia!

¡Abrazo viajero!

Acá te dejo estos recursos Viajeros.

  •  Si querés contratar una excursión por Málaga, podés hacerlo por CIVITATIS.
  • Para tu seguro de viaje, yo recomiendo MONDO

Ambos son enlaces de afiliados, quiere decir que por la recomendación yo recibo una pequeña comisión, y vos obtenés un descuento. ¡Espero que te sirva!

Cafecito.

Si te gusta lo que escribo y querés ayudarme a seguir publicando, podés invitarme a un CAFECITO

Seguime en las redes:

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.