¿Querés que te aconseje un gran destino para viajar en 2024?¡Conocé Skopje!

¡Hola! En esta oportunidad, te vengo a contar sobre este gran destino que no te deberías perder en  el 2024. Se trata de Skopje, la capital de Macedonia del Norte. 

Te voy a ser sincera: cuando planeaba mi viaje por los Balcanes, tenía completamente descartada a Macedonia del Norte. Lo que había leído no me terminaba de generar interés, y parecía ser solo un lugar «de paso». Así que decidí que luego de Albania subiría para Montenegro. ¡Pero el destino tenía otros planes! Y hoy agradezco que así haya sido.

¿Qué sabía yo de Skopje?

Sinceramente, antes de planear el viaje… ¡absolutamente nada! Solo había leído este post de Angie, Titín Round the World, pero era una historia de (des)amor, más que un relato sobre el país. 

Cuando empecé a leer sobre este país, lo que aparecía recurrentemente era el tema de las estatuas de Skopje. Yo no soy tan fan de las esculturas, y me parecía bizarro que una ciudad se convirtiera, en  pleno siglo XXI, en turística solo por tener muchas estatuas.

¿Con qué me encontré?

Con una ciudad diferente, moderna por un lado, y descascarada por otro, con un lado musulmán y otro ortodoxo, rodeada por unas montañas muy verdes y un río pintoresco. Por primera vez me encontré con el alfabeto cirílico, y me enseñaron que se podía leer fácilmente, aunque claro, comprenderlo es otra cuestión. También pude ver que su gente es muy amable y que hay muchos extranjeros viviendo en forma permanente.  

Por último, descubrí que es una ciudad barata y que la comida es exquisita. No encuentro más argumentos para convencerte, si no empezaste a hacer las valijas, ¿qué estás esperando? ¡El 2024 se acerca!

Tranquilamente viviría uno o dos meses en esta ciudad. Pero considero que dos días o tres son suficientes para conocer lo más importante. 

panoramica-de-Skopje
Vistas de Skopje desde el río Vardar.

Cómo llegar a Skopje.

Lo más probable es que ingreses por tierra, porque vengas de visitar los países que la rodean, que son mucho más turísticos que Macedonia del Norte. 

Skopje se encuentra a 250 km de Sofía, la capital de Bulgaria, a 240 km de Thessaloniki, la segunda mayor ciudad de Grecia, a 300 km de Tirana, la capital de Albania y a solo 100 km de Pristina, la capital de Kosovo.  Como verás, todos los caminos conducen a Skopje.

En avión podés llegar a través de la aerolínea Wizzair, que tiene vuelos regulares desde Barcelona, aunque se consiguen también vuelos desde otras ciudades de Europa.

Si estás planeando ir a Skopje, mi recomendación es que, salvo que justo encuentres una muy buena oferta de vuelo directo, vayas primero a una de las capitales vecinas, y luego a Macedonia del Norte en bus o en auto.

El nombre del país es controvertido.

Es un tema muy delicado. Los griegos no aceptaban que simplemente se llamara Macedonia, pues esta es una región de Grecia. El conflicto duró hasta 2019, cuando se adoptó de forma definitiva el nombre «República de Macedonia del Norte». 

La bandera

Un párrafo cortito: la bandera de Macedonia ¡Me pareció bellísima! Acá te dejo una foto. 

Moneda y cambio.

La moneda es el dinar (o denar). Cuando viajé, en agosto de 2023, el cambio era de 60 denares = a un Euro. 

Pero por suerte (y a diferencia de Albania), en todos los lugares aceptaban tarjetas, así que por lo menos yo nunca necesité cambiar dinero, ni extraer dinares del cajero. Alguna que otra vez también pagué con Euros, sin problemas.

Macedonia del Norte es un país barato. Allí el dinero te rinde, así que yo que vos, aprovecharía para comer todos los días afuera, tanto del lado occidental del río, como en la parte musulmana. 

El centro de la ciudad.

Podríamos decir que hay dos centros del lado occidental: el turístico y el no turístico. El primero arranca en la zona donde está la Puerta de Macedonia. Allí podemos ver una arquitectura moderna mezclada con edificios viejos de arquitectura soviética. La zona está rodeada de bares y constituye uno de los paseos típicos para lugareños y turistas. 

El centro no turístico es el área donde vive la mayor parte de la población. Todavía se ve un poco descascarado y antiguo, pero se nota que poco a poco intentan insertarse en la modernidad. Estoy segura de que en unos años lo lograrán, sobre todo si consiguen entrar en la Unión Europea, cosa que vienen intentanto desde el año 2005. 

El río Vardar divide la ciudad en dos.

De un lado está esta parte occidental que te nombraba, más moderna, y que está tratando de agiornarse a las demás capitales europeas. Sobre la vera del río encontrarás muchos restaurantes de gastronomía internacional (pero occidental). También es la parte Ortodoxa de la ciudad. Aquí se encuentra la iglesia de Saint Clement of Ohrid, y la casa natal de Teresa de Calcuta, quien era originaria de Skopje. También sobresale sobre la montaña la Cruz del Milenio, de 66 metros, una de las mayores cruces del mundo.

Cruzando el puente de piedra, entramos en al barrio turco, la parte musulmana de la ciudad, donde se encuentra el Bazar, y donde podrás comprar artesanías, joyas, pins, artículos de cueros y antigüedades, así como también comer en alguno de los tantos lugares con gastronomía turca.

La fortaleza de Skopje (Fortaleza Kale).

A esta fortaleza, que data del Siglo VI, se accede desde la parte musulmana de la ciudad. La entrada es gratis. Esta fortaleza había sido destruída en el terremoto de 1963, pero fue reconstruída en los últimos años, aunque se nota que aún está en obras.

Se recorre fácilmente en media hora, lo más atractivo de allí son las vistas panorámicas a toda la ciudad, al río Vardar y a sus montañas sobre el horizonte. Es ideal para ir al atardecer, escuchar el llamado a oración que suena desde los minaretes y ver como el sol se pone y aparecen las primeras luces sobre la ciudad.

fortaleza-de-skopje
Vistas hacia el lado occidental y ortodoxo.

Las estatuas.

Las estatuas son el gran atractivo turístico de Skopje. Y el más discutido también. Son miles. Tantas que nadie sabe con certeza el número de ellas. 

La colocación de las mismas pertenecen a un plan de renovación urbana llamado «Skopje 2014», donde se pretendía embellecer y dar un nuevo tinte a la ciudad, con edificios neoclásicos, esculturas y museos. Sinceramente me parecieron hermosas, y eso que yo nunca fui fan de las estatuas. Pero estoy de acuerdo con quienes opinan que fue un gasto desmesurado, teniendo en cuenta que este país es uno de los más empobrecidos de Europa.

Algunas estatuas además, son discutibles en sí mismas, como la más grande  y central de todas: la estatua de Alejandro Magno, que para no generar más polémica con su vecina Grecia,  fue bautizada «El Gran Guerrero», aunque nadie desconoce la verdadera naturaleza de la misma.

estatua-de-alejandro-magno
La estatua de "El gran guerrero"

El City Park.

Este es el parque más grande de la ciudad. Allí se encuentra el estadio de fútbol, y también allí verás un zoológico, un pequeño lago, puentes, algunos bares y hasta un laberinto. Es el lugar donde muchos lugareños van a pasar el día o a caminar y practicar deportes al aire libre. 

Te recomiendo destinarle un par de horas a este parque, ya que es un buen lugar para ir  si querés encontrarte con una Skopje más auténtica, y menos turística.

city-park-skopje
City Park.

La montaña Vodno.

Luego de haber conocido y recorrido la ciudad de Skopje, es momento de tomarse el bus N° 25 y subir hasta la cima del Vodno. El mismo sale desde la estación de ómnibus, y el pasaje cuesta 120 dinares ida y vuelta. Es un ómnibus de dos pisos, como los de Inglaterra pero con inscripciones en cirílico. ¡Me pareció muy simpático!

El recorrido dura unos 20 minutos e ir arriba del cole de dos pisos por los caracoles serpenteantes que suben al cerro a mí me dio bastante adrenalina, pero por supuesto es muy seguro (¡la que le tiene miedo a los precipicios soy yo!). 

Una vez en el parque, deberás tomarte el teleférico, salvo que quieras hacer el recorrido a pie. El precio es de 1,80 euros ida y vuelta (¡mucho más barato que el de Tirana!) y el viaje dura unos 5 minutos.

Cuando llegás, estarás al pie de la Cruz del Mileno, y en un parque maravilloso donde podrás pasar un rato caminando entre pinos, o admirando las panorámicas tanto de Skopje como de otras ciudades cercanas. A mí me encantó este paseo, al que le dediqué toda una tarde. 

la-cruz-del-milenio
La cruz del milenio es una de las más altas del mundo.

El cañón de Matka.

Ubicado a unos 15 km de la capital, es otro paseo al que podés ir por tu cuenta. El bus que te lleva es el número 60, también cuesta 120 dinares ida y vuelta y también se toma en la terminal. 

El viaje dura una hora aproximadamente y te va a dejar en las afueras del parque. Desde allí se empieza a caminar por estos cañones que abrazan a un lago artificial impresionante y de aguas verdes. Podés hacerlo a pie, o recorrerlo en barco o en kayak. Si elegís la primera opción, podés caminar por varias horas, ya que el paseo es bien largo. Si en cambio elegís las dos útlimas, podrás ver la cueva de Vrelo, que tiene estalagmitas y estalactitas. 

En mi caso, lo hicimos todo a pie, caminamos cerca de dos horas y al regreso comimos en uno de los restaurantes de la entrada del parque. Pedimos una especie de salchicha de cerdo envuelta en panceta y rellena con queso, acompañada de papas fritas y un pan calentito. Todo bueno, bonito y barato.

Si no querés ir por tu cuenta al cañón, también podés aprovechar esta excursión por Civitatis.

cañon-de-matka
El cañón de Matka.

Meetup.

Acá me detengo a hacer una recomendación. Si estás viajando sol@, o si tenés ganas de socializar, hay un grupo de Expats de Meetup (que también se organiza desde Couchsurfing, es el mismo grupo) que se reúne todos los domingos a la tarde. 

Lo podés buscar desde estas dos apps, o desde IG como @expats.meet.up. Primero se juntan en un café que tiene juegos, y cuando se acerca la noche, se mueven a la zona del Bazar, para degustar cervezas artesanales y escuchar música en inglés.

Yo me encontré con gente de todos los países que estaban viviendo en Skopje. Muchos nómades digitales y algunos viajeros que, como yo, estaban de paso. El grupo es animado y agradable, en seguida estaban programando más actividades para hacer en la semana. 

¿Y? ¿Te convencí de visitarla?

¡Espero que así sea! Si estás buscando lugares mágicos, pueblitos de ensueño y donde todo es perfecto y funciona bien, tal vez los Balcanes no son la opción. 

Para mí si decidís visitar estos países, es porque te motiva una sed de conocimiento, de exploración, de visitar lugares diferentes, de conocer su historia, de probar sabores nuevos y de aprender todos los días algo diferente. Al igual que me pasó con Tirana, creo que Skopje muy pronto se va a adaptar a la Europa moderna, y va a perder «ese no sé qué», que la hace tan especial.

Así que tomá mi consejo: aprovechá cualquier fin de semana largo, o programá unas vacaciones por la región, ¡y andá a conocerla! 

Y por supuesto, ¡después dejame tu opinión! 

¡Nos vemos prontito! ¡Abrazo viajero!

autobuses-de-skopje
Chau, me fui... ¡en cole!

Acá te dejo estos recursos Viajeros.

  •  Si querés contratar una excursión por Skopje, podés hacerlo por CIVITATIS.
  • Para tu seguro de viaje, yo recomiendo MONDO

Ambos son enlaces de afiliados, quiere decir que por la recomendación yo recibo una pequeña comisión, y vos obtenés un descuento. ¡Espero que te sirva!

Cafecito.

Si te gusta lo que escribo y querés ayudarme a seguir publicando, podés invitarme a un CAFECITO

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    Seguime en las redes:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.