UN POCO DE MÍ

Acerca-de-mi

¡Hola! Mi nombre es Suely, soy de Argentina y mi misión en este blog es ¡animarte a que viajes! Y a que cuando empieces, no dejes de hacerlo. Sí, te hablo a vos, querido lector, que consume pilas de blogs sobre la vida de otros viajeros, con exceso de interés pero falta de motivación. A vos, que cuando te cuento que voy a viajar me decís: qué genia, ¡siempre viajando! O… ¡ya me gustaría viajar a mí, pero no tengo con quién! O simplemente, ¡yo no me animo a viajar solx!

Quiero ser un puente, un salto de tu simple deseo a la acción, a la concreción. ¡Me va a encantar recibir tu foto con la mochila o valija a punto de emprender un viaje!

Te cuento un poco acerca de mí: acá en Rosario, mi ciudad, tengo un trabajo estable pero de pocas horas, así que el resto de mi tiempo lo dedico a hacer las cosas que amo: juntarme con amigos o familia, ir a remar, ir a tomar un café o una cerveza, ir a recitales, sacar fotos, hacer gimnasia, andar en bicicleta, acampar, y realizar cualquier actividad al aire libre.  Y cada vez que puedo, viajo.

Irupes-rio-parana
Así paso mis días en Rosario.

Si bien me puedo considerar “viajera” y con cierta experiencia, la realidad es que para mi gusto arranqué bastante tarde. Y uno de los mayores motivos fue que durante varios años no  conseguía compañeros de viaje para irme de vacaciones, por lo que tuve que quedarme en mi ciudad porque nadie podía acompañarme.

Personalmente creo que el motivo por el que no viajaba sola no era el miedo sino “la mirada del otro”. Si  bien hace ya unos cuantos años que “viajar” se ha vuelto muy popular, no son tantas las personas que se atreven a la experiencia de salir sin su pareja, amigos o conocidos. Es que vivimos en un mundo en el que constantemente necesitamos un “enganche”, un otro que nos dé la seguridad ante los miedos, ante el qué dirán, ante la mirada ajena. Es terrible que en pleno siglo XXI aún pase, pero creeme que pasa. Entonces, la idea de viajar sola ni siquiera se representaba en mi mente.

Nunca se me hubiera ocurrido viajar sin otro. Soy re tímida, la mirada juzgadora me hubiera matado… Claro, a mis veintipico, mi idea de viajar era irme quince días a San Bernardo (ciudad de nuestra costa argentina, lugar de veraneo de los jóvenes). Irme sola  cuando todos iban en grupos grandes, era impensado.  Pero claro, me estaba anclando en un tipo de viajes que no es el que te voy a incitar a que hagas.

Mi propósito en este blog es animarte a vos que aún no sabés cómo arrancar como viajerx, dándote distintos recursos y puntos de vista para que finalmente  te animes a comprar un pasaje y salir de tu casa y de tu zona de confort. A través de mis post, irás encontrando diferentes opciones para animarte a arrancar, incluyendo anécdotas propias. Quiero ser tu voz amiga, quiero interactuar con vos, quiero que luego de leerme me escribas, me cuentes tus deseos y podamos buscar juntos una solución o porque no un pasaje. Y amaría también que me vuelvas a escribir cuando estés a punto de tomar ese vuelo, o subir a ese tren o colectivo, y porque no, al regreso, contándome tus aventuras.

Una cosa muy importante que quiero decirte desde ahora es que no por viajar sin amigos, pareja o familiares, necesariamente vas a estar solx. Hay un montón de recursos que podés usar y hay muchas maneras de viajar acompañadx. De todos modos también te voy a alentar para  que alguna vez hagas un viaje solx, es una experiencia increíble, liberadora y que genera un gran crecimiento personal.

viajando-sola-ayer-y-hoy
Viajando sola ayer y hoy

Si te morís de ganas de viajar y no tomás coraje para salir solx porque te da miedo o porque pensás que sos tímidx, o que no es divertido, o un montón de excusas más, ¡este blog es para vos!

Y no sería para vos sí: 1) son de los que les gusta viajar con todo resuelto y con agencias de viajes; 2) si te gusta viajar con tours; 3) si querés ir a Europa para conocer 10 capitales en 15 días y solo tachar destinos en la agenda; 4) si conocer gente en el camino no es importante para vos; 5) si no tenés respeto por las otras culturas, por ejemplo, si sos de los que va a Brasil sólo porque el agua es calentita 6) Sí cuando viajás en grupo te quedás en tu círculo íntimo y ni te enterás de lo que pasa alrededor.

Digo, en principio no es para vos, porque tal vez no te interese el contenido, pero igualmente te invito a leerme y a que veas si algo de esto te conmueve! ¡Me haría súper feliz saber que hice que te picara un bichito de viajar diferente!

Te cuento cómo me gusta viajar a mí, para que me conozcas un poco. Soy  lo que se dice “un culo inquieto”. Puedo  ir a una gran ciudad, a la playa o a la montaña, y lo disfruto de igual manera. Si estoy en una ciudad me gusta caminar todo el día, ver mucho arte, y de noche comer algún plato típico en un lugar lindo, o ir a escuchar música en vivo. Si en cambio voy a un lugar marítimo, puedo pasarme todo el día sentada en una playa, mirando las olas romper mientras escucho música; puedo quedarme charlando, entrando al mar, caminando… pero tengo una máxima: jamás voy a volver a la misma playa, ¡al día siguiente visitaré un lugar diferente! Si voy a las montañas, lo que más me gusta es hacer trekkings, esos que terminan en algún lago, en una cascada o en una vista maravillosa.

Me gusta mucho el agua en todas sus manifestaciones, por eso siempre me demoro al momento de elegir lugares más desérticos, aunque luego también los disfruto. 

Me interesa muchísimo el intercambio, la cultura, y vivir siempre una experiencia sensorial.

La gente que conozco viajando es algo vital para mí, tengo amigos en muchas partes del planeta y muchos me dicen que soy Roberto Carlos. 🙂

Prefiero el verano sobre el invierno, fuertemente.  No viajo con cinco dólares diarios ni hago viajes de lujo.  A pesar de mi edad, sigo prefiriendo alojarme en hostels porque me da la oportunidad de interactuar, aunque en los últimos años elijo con más detenimiento las habitaciones. Y amo couchsurfing, comunidad de la formo parte hace más de diez años y de la que hablaré muy seguido.

Por último, te cuento un poco sobre mi ideología: me importa el medio ambiente, estoy a favor del feminismo y del aborto legal, seguro y gratuito.  Odio las injusticias desde chica, por eso estudié abogacía aunque nunca ejercí. Creo firmemente en los derechos humanos, en la igualdad de todo tipo y cuando viajo respeto a todo el mundo. Finalmente, considero que últimamente hay una exageración en el uso de la palabra “libertad”, término apropiado por el neoliberalismo para exacerbar el individualismo.

Si empatizaste conmigo y con mi forma de viajar, si te parece que de alguna manera  puedo ayudarte a organizar tu próximo viaje, o si simplemente, querés leer todo lo que te voy a contar… ¡Te espero adentro! ¡Bienvenido a nuncadejesdeviajar!

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    Seguime en las redes: