Reflexiones sobre mi aniversario viajero.

Hoy estoy de aniversario: se cumplen dos años desde que salí en busca de un sueño, de casi un slogan: “Quiero vivir viajando, viajando en verano”. Mi slogan se completaba con la frase: “sé el qué, pero no sé el cómo”. El “cómo”, fue todo este trayecto, y estos dos años. Y si bien aún no tengo del todo claro cuál es, ¡ya voy  sintiendo el recorrido!

Haciendo balances.

¿Y qué puedo decir de todo esto? Uffff, fue un cachetazo! Un cachetazo de realidad, el ponerme incómoda mil veces para aprender algo nuevo siempre! Fue verdaderamente una universidad de vida. Quiero hacer un balance pero son tantas las sensaciones que me cuesta ordenar las ideas.

A  priori, me sale decir que “nada salió como yo esperaba”, y que mi slogan ¡fue siempre a contrario sensu! Primero viví en verano, pero no tenía trabajo. Luego tuve trabajo, pero me fumé el invierno más largo de mi vida. Hoy que empieza el verano y que tendría las dos cosas… tiro bomba: ¡me voy de nuevo! ¡Me voy a pasar el verano a Albania

viajar-es-siempre-una-buena-idea
¡Ya lo creo!

Todo empezó en junio de 2021, allá por Italia.

Ya lo conté en otros posts. Me fui a hacer mi ciudadanía, y llevaba ahorros pero me daba pena gastarlos tan rápido, ya que Europa comparada con Argentina es muy cara. Por eso sabía que debía buscar un trabajo mientras esperaba por el trámite. Pero cuando llegué allá, todos los días decía: hoy salgo y busco trabajo, hoy salgo y busco trabajo. ¿Lo hice? ¡Por supuesto que no! ¡Moría de miedo! Al final mi razonamiento (súper lógico jaja) fue: si de todos los argentinos que estaban en Campobasso ninguno conseguía nada, era porque entonces no había trabajo. Y así mi mente se calmó. 

¿Y qué decir de mi vida en Italia? 5 meses en 2021, 1 mes en 2022, totalmente traumáticos y olvidables, pero que me dejaron un puñado de buenos amigos y lo más importante: ¡la ciudadanía italiana! Mi pase para viajar y trabajar por Europa. Más adelante también aprendería algo de esto: este trámite, que pareció interminable, fue un juego de niños comparado con las situaciones que viven otros inmigrantes en todo el mundo. Conocí gente que lleva años sin poder salir de un país, esperando la ciudadanía ¡o aunque sea la residencia! A veces tenemos que tomar distancia y salir de la zona de confort para ver las cosas con claridad.

En Italia me visitó mi amiga Sofie, que ¡fue a Campobasso! ¡Hablame de amistad! Juntas hicimos un paseo por la Puglia y luego yo volvería allí en octubre, para hacer un voluntariado del que también aprendería muchas cosas. Teóricamente fui a colaborar en un hotel de agroturismo y terminé envolviendo cacharros en papel burbuja, de la casa de la chica que me ofreció el Workaway. Sobre este sitio web escribí este post

el-unico-dia-que-trabaje-en-Italia
El único día que trabajé en Italia. ¡Fue traumático!

Primer lugar donde viví: Málaga.

En Málaga tuve que dar la cara. Ya no podía tener miedo a buscar trabajo, lo tenía que hacer sí o sí. Los primeros días salí a buscar con ayuda de mi amiga Gaby, a quien conocí en este viaje. En seguida conseguí de ayudante de cocina… ¡yo que no sé ni cortar cebolla! Luego trabajé dos meses en una pizzería argentina y 4 días en un bar muyyyyy agitado. Mientras tanto, con ayuda de mucha gente, aprendí a redactar y mandar currículums, a prepararme para entrevistas, a escribir  5 fortalezas y 5 debilidades que sonaran lindas, para que la debilidad se convirtiera en fuerza… Parecen pavadas pero me pasé meses sentada redactando distintos CV, buscando adjetivos, leyendo cosas y postulándome a trabajos, tanto calificados como no calificados.

En el medio hice buenos amigos, disfruté el verano, hice algunas escapadas, me divertí un montón en la feria de Málaga, fui a Tanger con amigos a ver  un festival de Jazz, aprendí a convivir con gente nueva y con situaciones siempre diversas. También me visitaron algunos amigos de Argentina, lo que me hizo muy feliz.

En total viví 5 meses (¡en verano!) en Málaga, pero la cuestión laboral me costaba mucho, y sumado a eso, se me venció el alquiler del piso y tenía que ver adónde mudarme. Empecé a ver opciones para seguir la aventura, el mundo entero estaba a mis pies, pero yo no sabía bien qué destino elegir. Ya se había terminado el verano ¡y Europa es fría! Así que barajé las posibilidades de Lisboa, Canarias, Países bajos (porque hay mucho trabajo) y hasta Brasil. Finalmente, la brújula apuntó hacia el último destino del mundo al que hubiera pensado ir: Barcelona

buscando-trabajo
Buscando trabajo desde el hostel donde me alojaba los primeros días.

Segunda parada: Barcelona.

Acá ya llegué mucho mas armada, conseguir casa y trabajo ¡fue fácil para mí! Ya mi amigo Javier me había conseguido una habitación hasta fin de año con una amiga de él. ¡Y en 20 días conseguí trabajo! Y no solo un trabajo, ¡sino varios! Además de que tuve entrevistas para empresas internacionales con sueldos bastante competitivos, aunque luego no quedé. 

Finalmente, ¡se me cumplió el sueño de trabajar de recepcionista de un hotel! Ya  llevo 8 meses ya acá. Me sirvió para practicar idiomas y para hacer experiencia en un rubro que me interesa mucho. ¡Claramente el intercambio con la gente viajera es lo mío! 

Así que ya instalada, parecía que las puertas se me abrían de par en par, sin embargo luego no fue todo color de rosas. ¡Pero seguí aprendiendo! Aprendí también a valorar otras cosas, que siempre había tenido en la palma de la mano, y ahora me faltaban. Aprendí a valorarme más a mí misma, sobre todo en lo laboral. Reconecté con la Suely de vacaciones cada vez que hice una escapada, y reafirmé que no hay nada que me conecte tanto conmigo misma como viajar. Trabajé en mi persona la dificultad de hablar sobre las cosas que me incomodan, aunque me falta bastante recorrido en ese aspecto. Y fui a mil recitales! Vi a Diogo Nogueira, a Martinho Da Vila, a Manu Chao, a Pet Shop Boys, a bandas irlandesas, vi Jazz Manuche, música balcánica y rumba catalana. Me reencontré con viejos amigos como Javier, Pao y Dani, y conocí gente nueva. Debo confesar que en Barcelona esto me costó más que en Málaga, pero finalmente también dejaré aquí un puñado de buenos amigos, haciendo honor a mi vida Robertocarleana.

mi-trabajo-en-el-hotel
¡Acá trabajo desde hace 8 meses!

Filosofando con amigos...

Ayer le conté a mi amigo Marce que hoy cumplía dos años de viaje y me dijo esto:

“Para los cabalistas el aniversario de eventos que uno vivió, de alguna manera se repite. La energía de los eventos que fueron importantes, cuando se vuelve a la misma fecha, es como que uno se pone en contacto con esa misma energía. Por eso, por ejemplo, los cumpleaños son importantes: porque se repite la energía que se generó cuando uno nació. En este caso no es casualidad que en el mismo momento del año donde diste un paso inmenso, vuelvas a dar otro paso inmenso”.

reflexiones-viajeras
Mi amigo Marce, vivimos juntos 10 días en Barcelona.

El paso inmenso.

¡Y eso es lo que va a pasar! Un mes después de cumplir este bi-aniversario, ¡arranco a viajar de nuevo! Esta vez más aventurada, más liviana, sin presiones . Con más conocimientos y más trayecto a mis espaldas.  Me voy a ser “La Suely de vacaciones”. El 4 de julio arranco para Albania, primero haré un voluntariado en un hostel y luego seguiré recorriendo el país, y quizás subiendo por la costa. 

¿Qué pasará después? El tiempo lo dirá, dirián Los Rodriguez.

Hoy… estoy muy feliz ¡y lo quería compartir con uds! 

¡Gracias por acompañarme y bancarme en este recorrido y aprendizaje! 

¡Abrazo viajero!

reflexiones-de-vivir-viajando
Así volveré a estar en unos días (pero ahora con menos peso!)

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    Seguime en las redes:

    Acá te dejo estos recursos Viajeros.

    •  Si querés contratar una excursión por alguno de los lugares que nombré (Málaga, Barcelona o Albania), podés hacerlo por CIVITATIS.
    • Para tu seguro de viaje, yo recomiendo MONDO

    Ambos son enlaces de afiliados, quiere decir que por la recomendación yo recibo una pequeña comisión, y vos obtenés un descuento. ¡Espero que te sirva!

    Cafecito.

    Si te gusta lo que escribo y querés ayudarme a seguir publicando, podés invitarme a un CAFECITO

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.