Sicilia en transporte público: ¡Conozcamos la isla sin auto!

¡Hola! Esta semana te traigo un post para llevarte a pasear por ¡la Sicilia! Esta isla era mi gran objetivo, y fue mi “premio de ciudadanía”: cuando gestioné el pasaporte debía esperar 20 días para buscarlo, y decidí que a esa espera la haría en la isla de mi bisnonno. Y allá fui.

Sin embargo, mientras armaba el viaje, advertí que casi todo el mundo la visita en auto, ya sea porque disponen de uno, o porque lo alquilan. Yo no tenía esa posibilidad, primero porque no tengo carnet de conducir, y segundo porque viajando sola se encarece mucho. Y como sé que mi caso no es el único, decidí armar este post, contándote cómo recorrerla con transporte público.

El transporte público en el sur de Italia ¡Que aventura!

Me pasó en la Puglia y también en Sicilia (¡ni hablar en Campobasso!). En general por estas regiones no existen terminales de buses sino unos carteles que dicen  “fermata”, y a veces incluso en las fermatas no paran todos los ómnibus, sino que paran algunos y otros directamente paran en un punto donde no hay ningún cartel. Entonces te paso este tip: en general tratá de llegar con tiempo a todos los lugares, porque si te equivocaste de fermata o de terminal, podrás dedicar un rato a buscar dónde se encuentra realmente.

Obvio que viajar de esta manera insume más tiempo que alquilar un auto. Hay hay que programar los destinos con antelación, y en general deberás salir más temprano, pero te aseguro que podrás disfrutar un montón de la isla, con auto o sin él.

transporte-público-italia
Así son algunas "terminales de ómnibus" en Sicilia

Mi viaje.

Yo estuve 15 días en Sicilia: hice base por 7 en Catania y otros 7 en Palermo. Desde Catania conocí Siracusa, Taormina y Aci Castello. Desde Palermo conocí Mondello, Cefalú, San Vito lo Capo y el pueblo de mi nono, que no creo que vayas, pero por las dudas, te lo cuento: se llama  Alessandría Della Rocca.

Sicilia es hermosa. Me sorprendió y me enamoró, aunque no esperaba menos. El color del agua es impresionante, la comida es excelente y la gente es muy alegre. Tanto en Catania como en Palermo terminé bailando en la calle con una música espectacular, cosa que no hacía desde hace mucho tiempo (¡desde antes de la pandemia!)

ortigia-en-transporte-público
La isla de Ortigia, en Siracusa.

El vuelo a Catania.

Llegué a Catania en avión, desde Nápoles. Un dato muy importante: el vuelo de Ryanair de Nápoles sale a las 6.20 de la mañana y el aeropuerto cierra de noche. Increíble, te complica la vida. Así que cuando el aeropuerto cerró, me quedé con un puñado de gente más (seríamos fácil 50 personas) en la parte de afuera. No es peligroso, pero era abril y yo me morí de frío.

Averiguá en los otros aeropuertos, porque sé que en Italia y por la pandemia, son muchos los que cierran a la madrugada y no está bueno quedarse afuera.

Catania.

Llegué temprano a la mañana. El aeropuerto está muy cerquita del centro, lo que es un golazo. Con 4 euros te tomás un bus llamado “Alibus” y te deja en una mini estación que está cerca del Mc Donald´s (Piazza Paolo Borsellino ) o directo en la Stazione Centrale de Catania.

En esa Piazza Borsellino paran muchos de los autobuses que te vas a tomar para ir a los pueblos cercanos. Luego hay otras estaciones alrededor de la Stazione Centrale, donde paran los ómnibus que te llevarán a las ciudades más grandes, como por ejemplo a Palermo.

En Catania no necesitás auto ni transporte para moverte dentro de la ciudad. Lo que vas a ver turísticamente se recorre caminando. Está todo cerquita. La playa de Catania está un poquito más alejada, pero yo la hice caminando sin problemas (Dato de color: la playa de Catania se llama “La Playa”).

Aci Castello

Aci Castello está a 9 km de Catania, y podrías ir perfectamente en bicicleta, si querés alquilar una. El camino se hace bordeando la costanera y es muy hermoso. Para ir en bus te tenés que tomar el número 534 (que pasa una vez por hora), en la Piazza Paolo Borsellino,  y de ahí serán unos 40 minutos. El precio del boleto es de un euro y se puede comprar en las taquillas que están en la misma plaza.

Esta ciudad es muy bonita para pasar una tarde, por ejemplo, el primer día que llegás, después de instalarte. Sus playas son de roca lávica (olvidate de la arena) y el color del mar va del azúl intenso al verde, a mí me encantó.

Al pie del mar se alza un castillo normando del siglo XI. Es una ciudad para perderte por sus callecitas, comer algo rico sobre la plaza o dentro de la ciudad, y luego darse un baño entre las rocas de lava y volver.

Para regresar, en cualquiera de sus “fermatas” están las paradas, y los ómnibus, al igual que a la ida, pasan aproximadamente cada una hora.

aci-castelo-en-bus
El castillo normando de Aci Castello.

Siracusa.

A Siracusa también fui desde la Piazza Paolo Borselino, pero el bus se toma por fuera. Hay que buscar una garita que te vende el pasaje y ahí mismo lo vas a tomar. La empresa es Interbus y te deja en Siracusa, no en la isla de Ortigia, que es la parte más turística. El bus pasa una vez por hora y el recorrido demora más o menos 80 minutos.

También se puede ir a Siracusa en tren, desde la Stazione Centrale, el boleto sale 7,70 por tramo y demora lo mismo que el bus.

Si vas a Siracusa lo más turístico es la isla de Ortigia, patrimonio de la Humanidad de la Unesco, llena calles peatonales, barcitos con terrazas, un mar de ensueño y mucha, mucha gente. Pero un tip que se lleva todos los aplausos es la sandwichería de Caseificio Borderi, que se hizo famoso en youtube. Gracias a ese lugar aprendí que la comida Siciliana es realmente especial. Los ingredientes son todos frescos, y, cada porción que entre en tu boca te llevará a otra dimensión. ¡Es una explosión de sabor! Los tomates secos, la albahaca y finalmente la ricota, fueron mis preferidos. Después de esto, en cada ocasión que tuve, comí algo con ricota en Sicilia. De postre, ¡un canoli siciliano para comer en el camino! Volví a Catania con la panza llena y el corazón contento.

Taormina.

Taormina no te deja indiferente. Hasta ahora fue de los lugares que más me ha gustado de Italia. ¡Un lugar para entrenar las piernas! No podés dejar de visitar su teatro griego, los jardines de la villa comunal ni perderte de pasear por su corso Umberto I, hasta encontrarte con una vista panorámica para sacar mil fotos. Luego podés bajar a conocer su Isola Bella, a la que se accede caminando y darte un baño en su bellísima playa.  

Para llegar desde Catania a Taormina es muy fácil. Se sale desde la terminal de buses que está atrás de la Stazione Centrale. El pasaje se compra como a 100 metros de la terminal, así que recordá el viejo y querido consejo: ¡andá con tiempo!

El bus te va a dejar en un lugar que es como un estacionamiento gigante, esa es la “terminal de Taormina”. Acordate dónde te bajaste porque ahí te lo tenés que tomar para volver. Debe estar como unos 400 metros debajo de la ciudad “alta”.

Cuando quise volver vi un lugar que decía “fermata”, y estuve esperando hasta la hora que pasaba el bus y nunca pasó. Ahí pregunté y me dijeron que no estaba esperando en el lugar correcto. Yo a esa altura y después de haber pasado 9 horas caminando, ¡ya no recordaba dónde me había bajado al llegar! ¡Por eso te digo que te acuerdes! jaja.

isola-bella-taormina
La famosa Isola Bella, en Taormina

Catania-Palermo.

Este recorrido lo podés hacer en bus o en tren. Yo hice la ida en tren y la vuelta en ómnibus. Como en Argentina hay pocos trenes, yo lo tenía muy romantizado, pero luego de varios meses en Italia me di cuenta que me gustan más los buses. Es relativo, algunas amigas prefieren el tren. Yo te doy mis motivos: para mí son más cómodos y con asientos reclinables, podés dejar las valijas en la baulera, no paran cada dos por tres ni hay un señor hablando cada vez que llegamos a una parada. Pero lo de la comodidad de los asientos para mí se lleva todos los aplausos.

Sumado a eso, en este tramo en particular el bus demora 2 horas y media y el tren 4.

Autobús: Empresa Sais Autolinee, cuesta 14 euros. 

Tren:  cuesta a partir de 14,90 euros.

horarios-catania-palermo
Acá te dejo los horarios del bus.

Palermo.

En Palermo ya estaba más avispada, así que me avivé rápido: tenía que llegar con tiempo para averiguar cómo eran las terminales. La de trenes es muy fácil, la Stazione Centrale está super bien ubicada por calle Roma. Las de ómnibus también lo son… si ya aprendiste.

Hay dos terminales, una a la derecha, y otra a la izquierda de la estación de trenes. La de la derecha tiene taquillas y vendedores, podrás comprar el ticket con anticipación o sobre la hora, pero hay una persona vendiendo.  De ahí sale el bus para Catania.

La de la izquierda es más “libre”. Existen vestigios de garitas donde deberían vender los pasajes, pero están todas abandonadas. Para tomar un bus, tenés que ir a la parada y esperarlo, y se compran los pasajes arriba del cole.

estación-buses-palermo
Estación de buses "de la izquierda"

Como te conté, en Palermo hice base para ir a los lugares que te cuento abajo: 

Mondello.

Mondello es la playa de los Palermitanos: está a sólo 12 km de la capital y se va en bus de línea. Es ideal para pasar un día de relax este verano. Para llegar en transporte público, tendrás que tomar el bus número 806 en el teatro Politeama o al inicio de la Vía Libertad.

San Vito Lo Capo:

Para ir a San Vito en tranporte público, te lleva la empresa “Autoservizi Russo”, que tiene unos horarios ¡ra-rí-si-mos! Para ir, hay solo un pasaje a las 15 horas, y para volver, ¡a las 5.45 de la mañana! La buena noticia es que en verano aumentan las frecuencias, y hay ¡dos ómnibus cada día! A la ida salen a las 6.20 y a las 15 (y los domingos sale 8.30 únicamente) Y a la vuelta parte a las 5.45 y a las 13 (y los domingos a las 18). Cuesta 9,40 euros cada tramo.

san-vito-lo-capo-en-transporte-público
Por este paisaje, ¡me re levanto a las 5.00 am!

Para ir desde Palermo, tenés que ir a la garita de la izquierda, y comprar el ticket arriba del bus. El recorrido dura aprox dos horas y media. ¡San Vito es el paraíso! Así que si no tenés auto, igual tendrás que hacer este extraño recorrido, ¡porque vale la pena!

 Para volver, la “fermata” está atrás de la avenida principal, en la calle Savoia, al lado de una estación de servicio que se llama IP. Fijate que hay una garita y dice “Russo”. Si podés andá a reconocerla antes, porque si te perdés este autobús de las 5.45 ¡te tendrás que quedar un día más! (¡que sacrificiooo!)

san-vito-lo-capo-russo
¡A ver si google maps te ayuda!

Cefalú.

Llegar a Cefalú es facilísimo, yo fui en Tren. Pasan muy seguido y conviene comprar ida y vuelta (andata  e retorno), porque el boleto sirve para todo el día. A Cefalú se llega en una hora y se puede recorrer tranquilamente en el día. El boleto cuesta 6,20 euros por tramo.

Lo que más me gustó fue la lavandería medieval, perfectamente conservada, donde las mujeres lavaban sus ropas en unos lavabos gigantes donde el agua corría y llegaba hasta el mar. Luego deberías visitar el Duomo con su catedral normanda, y porque no, tomarte un café o una cerveza en su plaza. Para finalizar, un baño en el mar y ya estarás listo para regresar a Palermo.

cefalú-en-transporte-público
La lavandería medieval de Cefalú.

Alessandría Della Rocca.

Acá va un párrafo muy pequeño, yo fui a visitar el pueblo de mi bisabuelo. No tiene nada. Pero lo que quiero destacar acá, es que tomar un cole a algún pueblo (aleatorio) del interior te hará ver la Sicilia profunda, serpenteante, verde, llena de montañas cultivadas y con un pueblo amable y sencillo, todos dispuestos a conversar. Te aseguro que te va a encantar.

¡Me quedé con ganas de más!

Estos son los lugares que yo recorrí. Me faltaron algunos importantes como Ragussa, Agriyento y Messina. Pero todo se fue dando de manera tan natural, que al final 15 días ¡me quedaron cortos! 

Lo importante es dejarte con la idea de que a los demás lugares también podrás ir en transporte público sin problemas, tanto desde Catania como desde Palermo. 

Si te quedaron dudas, o querés saber algo más sobre la isla o cómo moverte por ella, acordate que siempre ¡Estoy a un click de distancia!

Y me encantaría que me cuentes: ¿Ya conociste Sicilia? ¿Qué fue lo que más te gustó? ¿Probaste alguna comida típica? ¡Te leo en los comentarios!

¡Nos vemos en una semana! ¡Abrazo viajero!

viajando-en-transporte-público
Seguime, ¡para más viajes en transportes públicos! Besitos, besitos, ¡chau chau!!

Seguime en las redes:

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.