Una escapada ideal para estos tiempos: Parque Nacional El Palmar.

¡Hola! Si leíste mi post anterior https://nuncadejesdeviajar.com/una-historia-tragicomica-la-de-los-cuatro-viajes-suspendidos, sabrás que hace quince días hice una escapada al Parque Nacional El Palmar, con tres de mis amigas que fueron mi burbuja en la pandemia. 

Este es un destino que te recomiendo visitar, una escapada ideal para los tiempos que corren: no hay mucha gente, se exige respeto de los protocolos y su entorno natural es muy pero muy hermoso.

El parque estuvo cerrado hasta hace poco, y recién en 2021 abrió sus puertas de forma gradual, así que aún no está funcionando al 100%. Nosotras dormimos directamente en el camping porque nos pareció la mejor forma de conocerlo en su totalidad, y pasamos tres noches allí.

escapada-ideal-parque-el-palmar
Parque Nacional El Palmar

El Parque:

El Parque Nacional El Palmar, fue creado en 1966 con el objeto de proteger a los palmares de yatay, ya que toda la región donde ellos se distribuían estaba siendo afectada por los cultivos y pastoreos. El parque, de 8213 hectáreas, se encuentra 60 km al norte de Colón, en la provincia de Entre Ríos y se accede por una única entrada en la Ruta Nacional 14.

En el site https://www.argentina.gob.ar/parquesnacionales/reaperturas/el-palmar podés ver los requisitos para su ingreso, pero lo más importante es esto: “El Parque Nacional El Palmar, está abierto de lunes a domingo de 8:00 a 19:00 hs para residentes locales y turistas nacionales con un cupo máximo de 350 personas por día. Los tickets pueden comprarse a través de la web hasta agotar el cupo diario permitido (una vez completo, el sistema no permitirá más compras)”.

Acerca del camping:

El camping es muy tranquilo y familiar, no vas a encontrar parlantes a todo ritmo ni gente haciendo ruido. De noche el cielo se cubre de estrellas hasta el infinito, las vizcachas salen de parranda por su hábitat natural que es justamente entre las carpas y el silencio invade el lugar. Es un lugar ideal para desconectarse de la urbe y conectar con la naturaleza. Además, en general no hay mucha señal de internet, salvo en la cantina y en el comedor. Así que ni bien llegues, mandá un mensajito a todos y deciles que los ves a la vuelta, ¡y listo! ¡Jefes, acá no nos van a encontrar!

El día que llegamos, nos dedicamos a disfrutar del camping y a conocer sus alrededores: saliendo del acceso al camping están el restaurante, el centro de interpretación, los Jardines de la Intendencia y Casco Histórico de la Estancia el Palmar. En la zona de los jardines de la intendencia hay un mirador maravilloso que da al río, con unas mesitas para que te sientes a tomar unos mates, jugar a las cartas o simplemente a pasar el rato en un entorno natural privilegiado.

El camping solía tener dos playas, pero en este momento solo una está habilitada: la que se encuentra a un kilómetro, al finalizar el sendero histórico.

Al fondo del camping, hay un pequeño bosque que finaliza en el arroyo Los Loros y es un lindo lugar para tomar unos mates, pues posee una pequeña playa. Sin embargo no es un lugar para entrar al río.

Info útil sobre el camping:

http://campingelpalmar.com.ar/

Con capacidad para 200 carpas distribuidas cómodamente en el lugar, posee todos los servicios para un acampe perfecto.

Precios (febrero 2021): Mayores: $600.-, Menores (entre 4 y 12 años): $400.-. Motorhome: $600.- Casas Rodantes: $400. No se cobran las carpas.

Ingreso desde las 9:00hs hasta las 19:00hs. Fuera de ese horario el Parque Nacional se encuentra cerrado (pero si estás pernoctando en el parque obviamente podés entrar y salir).

Info para quienes viajen solos:

Si querés pasar unos días en el parque por tu cuenta, lo más difícil es llegar hasta el mismo. Una vez allá, entre los senderos, la playa y los paseos guiados en bici o kayak, vas a estar entretenido durante toda tu estadía. Mis recomendaciones: 1) que pares en el camping, 2) que con tres días es suficiente para hacer todo.  

Para llegar al Parque Nacional tenés que tomarte un ómnibus hasta Colón y luego allí la empresa Jovi Bus te lleva hasta la entrada por $ 250. Una vez que ingreses podés hacer dedo, ya que toda la gente que entra y sale por lo general llega hasta el camping. Nosotras allí la conocimos a Laura, una coterránea de Rosario, quien hizo todo sola sin problemas, incluso algunas veces pudo arreglar con algún trabajador del parque que la acercó en su auto hasta los senderos, o hasta la salida del camping.

Senderos:

Durante los 12 km de ruta que van desde la entrada del parque hasta el camping irás atravesando distintos senderos. Un dato importante: en verano el clima suele ser demasiado caluroso, por lo que te recomiendo que cuando decidas recorrerlos, los hagas bien temprano o más bien a la tarde, teniendo en cuenta que a las 19:00 cierran los accesos a los mismos. 

  1. Sendero y mirador La Glorieta: es el primero, si venís desde la entrada del parque. El mirador es el punto panorámico más alto del parque: desde allí se se pueden apreciar unas vistas panorámicas de las palmeras yatay en su infinitud. El sendero tiene 1000 metros y es circular, y termina en el Arroyo el Palmar, que nos encantó. Allí paramos un rato a sentir el agua correr, sacar fotos y apreciar la flora y fauna que allí habitan.
  2. Mirador y sendero Arroyo Palmar: posee un sendero muy corto que lleva a un espejo de agua. Te recomiendo ir a última hora del día, desde el mirador es espectacular ver el atardecer con las palmeras de fondo.
  3. Sendero El Mollar: es un sendero autoguiado, donde unos carteles de madera te van a ir contando sobre la problemática de la invasión de plantas exóticas sobre la flora autóctona, y sobre cómo el personal del parque trabaja para recuperarlas. Incluso hay un vivero en la zona que se usa para tal fin.
  4. Mirador Arroyo Los Loros: Primero se llega a una parte en donde se puede hacer avistaje de aves silvestres en libertad. Un cartel explicativo nos enseña la forma de hacerlo y hay un pequeño mirador para quedarse contemplándolas. Luego se sigue el camino hasta un mirador con una vista panorámica donde se ve el arroyo Los Loros y los palmares. Este mirador no nos gustó tanto, es un tanto desértico si vas un día de mucho calor.
  5. Sendero Ruinas Históricas y Calera del Palmar: de un kilómetro pero lineal, termina en la playa. Este sendero también es autoguiado, y cuenta la historia de cómo españoles, jesuitas y criollos vivieron en la zona, antes de que el parque existiera. También se encuentran allí las ruinas de la calera de Barquín, que se cree que existen desde antes de 1700.
  6. Sendero de la selva: con 4 km de longitud, no lo pudimos hacer porque se había caído un árbol, y los guardaparques habían cerrado el acceso.

Avistaje de fauna:

Entre la fauna del parque, lo que no vas a dejar de ver nunca son carpinchos y vizcachas. Los carpinchos están tan tranquilos sobre las calles de acceso, en general aprovechan las aguas estancadas para pasar el calor, con medio cuerpo enterrado. Nos daba risa ver lo poco estresados que se los ve. De noche vas a ver muchas vizcachas, tan felices entre los humanos que invadimos su parque. También vimos un lagarto overo y un zorrito al costado del camino. Entre las aves que pudimos avistar las que más nos llamaron la atención fueron los pájaros carpinteros, las urracas y los cardenales, aunque también vimos loros y otras aves más comunes.

Es muy importante recordar que está prohibido alimentar a los animales dentro del parque, así como no se permite el ingreso de mascotas dentro del mismo.

carpinchos

Kayak:

¿Qué decir? ¡Fue nuestro paseo preferido! Siendo cuatro kayakistas apasionadas de la actividad, poder navegar las aguas del río Uruguay constituyó un verdadero placer.  En el mismo parque están Lula y Toquito, que ofrecen paseos guiados de bici y de kayak. Con las bicis se pueden ir a distintos miradores, nosotras no lo hicimos por la época, porque hacía mucho calor. Pero también lo recomiendo, sobre todo para los días nublados.

Los paseos de kayak son tres: el más corto va hasta el arroyo Los Loros y dura aproximadamente una hora, el segundo, un poquito más largo, va hasta el arroyo Ubajay y dura aproximadamente dos horas, llegando hasta el límite norte del parque. Y hay un tercer paseo que va hasta la Isla San José pero es con grupos especiales, con posibilidad de pernoctar en la isla.

Nosotras hicimos el segundo. Fue poner un pie en el agua y la alegría se apoderó de nuestros cuerpos… el río estaba manso y parecía un espejo, ¡ni una ola había! Salimos a última hora de la tarde, así que volvimos cuando el cielo se ponía violeta… Durante todo el paseo una lancha de apoyo nos acompañó por cualquier inconveniente que pudiera existir, cosa que obviamente ¡no iba a existir! Lula nos compartió sus conocimientos acerca del Parque Nacional, del origen de la palmera Yatay, el cuidado y la conservación de la fauna y la flora autóctona, y algunas anécdotas sobre las crecidas y bajantes del río Uruguay. También nos contó que ella tiene otro proyecto de bicis en la ciudad de Colón: para contactarla pueden hacerlo por acá: instagram: @bicitour_colon mail: lulairazoqui@hotmail.com, o en su facebook: https://www.facebook.com/lula.LARAILARAILA

paseo-en-kayak
Paseo en kayak con Lula
kayak-rio-uruguay
Kayakeando en el Río Uruguay

Escapada ideal

En Argentina hoy hay 35 Parques Nacionales y mi sueño es algún día llegar a conocerlos a todos… ¡voy de a poco! Como dije al principio, el Parque Nacional El Palmar es es una escapada ideal para un finde largo: tiene playas, historia, senderos, algo de deporte, flora, fauna, tranquilidad y paisajes de ensueño. La palmeras Yatay y los carpinchos al lado del camino son la postal típica, que muestran la quietud que se percibe en el lugar.  

postal-tipica-palmares-colon

Para mí fue un finde perfecto: después de once meses sin salir de mi ciudad, el poder hacerlo con mis amigas y en un entorno natural tan hermoso fue todo lo que necesitaba. Siempre viajé mucho durante el año, siempre fui de hacer escapadas, y el haber dejado de hacerlo me había hecho olvidar lo importante que son esos momentos en mi vida, que me conectan con mi verdadero yo, con mi niña interior.

Y vos… ¿pudiste escaparte a algún lugar este verano? ¿Tenés algún viaje planeado? ¡Te leo!

Abrazo viajero, ¡nos vemos en una semana!

Seguime en las redes:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.