Stop-over: Qué hacer en una escala de 20 horas en San Pablo.

¡Hola! Este post le hace justicia a la frase: vos te reís ¡pero es triste! … ¡Yo tenía preparado un súper plan para una escala en San Pablo! Te quería mostrar las vistas desde los edificios más altos de la ciudad, ¡pero el universo tenía otros planes! ¿Por qué? Simplemente porque la fecha del vuelo coincidió con el único día en que todo cierra en San Pablo! ¡Era lunes! Y bueno, este es un buen consejo para arrancar el post: ¡no hagas escala en San Pablo un lunes, porque estará todo cerrado!

Así que bueno, al final decidí que te voy a mostrar cuáles eran los edificios a los que quise subir, porque tal vez vos lo puedas intentar en otra oportunidad y también te voy a contar qué hice finalmente. Pero antes que nada, te voy a dar un par de consejos para moverte por San Pablo. ¿Preparad@? ¡Vamos lá!  

que-ver-en-una-escala-en-san-pablo
San Pablo desde el Sesc, desde donde se ve el mural de Kobra.

Una que nadie sabe: el bus Tatuapé (de Guarulhos a San Pablo).

Para ir de Guarulhos al centro de San Pablo hay un transporte ejecutivo, que te lleva hasta la Rodoviaria Tietê (la terminal de ómnibus) por 35,90 reales. Se llama «Airport Bus Service» y lo podés chequear acá.

Pero hay otra forma de llegar a la ciudad, ¡mucho más barata! Es la línea 257, ¡Tatuapé! Su precio es $ 6,75 reales, y te deja en la estación de metro homónima, desde donde te podrás mover libremente para ir al lugar que elijas. El tiempo de recorrido es de aproximadamente 55 minutos y los ómnibus salen desde las 5:10 de la mañana hasta las 24.10. Para volver, en Tatuapé, hay salidas desde las 5.10 hasta las 23.50. ¡Una maravilla!  AMO fuerte el bus Tatuapé. 

Para mí, salvo que del aeropuerto Guarulhos quieras ir a la Rodoviaria para hacer conexión con alguna otra ciudad, si ese no es el caso, te conviene mil veces tomar el bus Tatuapé. Sale casi un tercio y es prácticamente lo mismo. La seguridad está descontada, ya que ninguno de los dos ómnibus hacen demasiadas paradas intermedias, y solo viaja la gente que va o vuelve al aeropuerto.

¿Dónde tomarlo? En la salida de la Terminal 3, hay 3 calles con paradas de bus. El Tatuapé se toma en el medio, hay un cartel grande, no te podés perder.

airport-bus-service
Ahí se ve la tercer calle, y es donde se toma el Airport Bus Service
línea-tatuape
Acá estoy yo esperando el bus Tatuapé

¡Sepa disculpar estimado lector! No saqué ninguna foto buena para la referencia, ¡espero que estas dos sirvan al menos un poco! Te podés ubicar por el puente de arriba, está bien derecho a la salida de la T.3

Lockers en Guarulhos.

Al salir de la Terminal 3, cruzando las 3 calles, y bien enfrente de la entrada, están los lockers para dejar tu mochila o valija, e irte a recorrer San Pablo. Acá te dejo un videíto de cómo encontrarlo.

El cartel dice: «Guarda Volumes». Te cobran 55 reales (no es barato, hoy son 10 dólares aprox.) pero si tenés 20 horas de escala como tenía yo, es una gran oportunidad para dejar las cosas y pasear un poco. Entre las 7 de la mañana y las 21 horas, hay un locker interno, donde te asegurás que hay un humano que vigila. Después de esa hora, hay un locker externo con llave, pero sin vigilancia. Sale lo mismo pero se paga con tarjeta (el otro solo con efectivo). 

El metro en San Pablo.

El metro ¡es lo más! Tampoco es barato, sale 4,40 reales cada tramo, pero mientras no salgas de la estación, podés hacer todas las combinaciones que quieras y llegar hasta casi todos los lugares turísticos que tiene la ciudad. 

Yo siempre me manejé con las líneas roja, azul y verde, y recientemente usé una o dos veces la línea amarilla. Pero me da la sensación que con las 3 primeras te movés perfectamente. 

Acá abajo te dejo un mapita con las líneas de Metro.

Metrô-de-São-Paulo

En la línea roja está la estación de Tatuapé, y en la azul la de Tietê (Rodoviaria o estación de ómnibus). 

Te digo cuáles son las paradas que a mí me interesan, o que yo visito cuando voy a San Pablo:

Línea Roja: Brás, Pedro II, Sé, Anhangabaú y República (coincide con el centro).

Línea Azul: Luz, São Bento, Sé, Liberdade (barrio japonés), Paraíso y Ana Rosa (estas dos últimas sólo para combinar con Línea Verde).

Línea Verde: Brigadeiro, Trianon-Masp, Consolação (estas tres te servirán para ir a la Av. Paulista), Sumaré que tiene una vista preciosa y ¡obviamente! Vila Madalena (¡mi lugar preferido del mundo mundial!)

Ahora sí... ¡a pasear!

Que hice en mi escala de 20 horas:

En estas pocas horas que tuve de escala, me dediqué a caminar por el centro, y a la tarde fui a la avenida Paulista. Pero como esta vez mi paseo por la Paulista se limitó a caminar sin rumbo (y a descansar mucho, ¡ya no daba más!), en este post me voy a limitar a contarte qué vi en el centro y cuáles fueron los cinco predios a los que no pude subir. 

- La catedral Metropolitana.

La catedral de Sé es uno de los templos góticos más grandes del mundo, y llevó 40 años construirla. A mí no me pareció tan impresionante por dentro, pero vale la pena ir. ¡Yo aproveché para dormir la siesta adentro, y encima el apoyapié era acolchonado! Es que la escala de avión se hace cansadora en un punto, y vino bien el descanso (soy hereje, ¡lo sé!). Alrededor de la plaza está lleno de mendigos y manosantas religiosos, todos gritando y orando en voz alta. Es un poco impactante para quien visita San Pablo por primera vez, pero ahí vas a ver un poco de la auténtica ciudad.

Catedral-Metropolitana
Catedral de Sé

- Farol Santander.

Muy cerca de la iglesia se encuentra el antiguo edificio Banespa, “el Empire State de San Pablo”. Y este fue el primer edificio al que quise subir, sin éxito (aunque ya lo había subido en 2009 y 2011, así que este no me dio tanta pena). El edificio fue revitalizado por el Banco Santander para para “relembrar o passado, marcar o presente e iluminar o futuro” y por supuesto ¡no abre los lunes! Pero es un obligado si vas de martes a domingo, de 9 a 20 hs. Hay exposiciones, un espacio de memoria, una pista de skate, un espacio para eventos, un par de bares (en el piso 26 con alta vista, o en el subsuelo, donde se encuentra el cofre del ex banco, ¡toda una pituquería!)… ¡Prácticamente podrías pasar toda tu escala allí! Acá te dejo el link par que lo recorras interactivamente. 

- Edifício Martinelli.

Considerado el primer rascacielos de América Latina, lleva el nombre de Martinelli, por ser este el arquitecto que lo construyó. Tiene 30 pisos y se cuenta que allí construyó su propia casa de 5 plantas en la parte superior del edificio para demostrarles a todos que no se vendría abajo, en un tiempo en que no existían predios de más de 10 pisos en la ciudad.
Este fue uno de los edificios que más me impactó la primera vez que estuve en San Pablo, por lo llamativo de su color rosa viejo, por lo enorme que era y por lo destruido que se veía. Leí por ahí que el edificio ha pasado por todos los estadíos, desde lugar de lujo hasta favella vertical. Hoy está siendo restaurado y aún no abrió para las visitas. Acá también te dejo el link. 
Justamente este es el segundo edificio al que quise subir, y está a media cuadra del Farol Santander, pero me encontré con este cartel.

edificio-martinelli-fechado
¡Al menos no era por ser lunes!
banespa-martinelli-san-pablo
En esta foto podés ver a ambos, pero obvio… ¡desde abajo!

- Prefeitura de Sao Paulo: Edifício Matarazzo.

La Prefeitura es la sede del gobierno municipal de Sao Paulo, conocido también como Palácio do Anhangabaú o edifício Matarazzo, que era el apellido de una de las familias industriales más potentes de la ciudad. Es un predio muy llamativo, porque venís caminando por un barrio lleno de cemento, y de golpe mirás para arriba, y allí está: un verdadero bosque en la terraza, ¡con más 400 especies vegetales!

Es el tercer edificio al que no pude subir (ohh síii), y está a  dos cuadras de los anteriores.

Pero para que tengas el dato, se puede visitar al tercer piso y al jardín de la terraza, los días martes a viernes a las 14.30 y 16.30, los sábados a las 16:30 y los domingos 10.30 y 16.30. No te olvides de llegar con mucha anticipación porque solo pueden entrar 10 personas por vez. Llevar algún documento.   

edifício-matarazzo-san-pablo
Selfie ¡haciéndome la que no me importa que esté todo cerrado! Atrás, ¡el edificio!

- El museo del Rock.

Yo me acordaba de esta galería pero no la había recorrido. Si querés leer su historia, que es más que interesante, acá te dejo el link. Allí mismo dice que “culturas diversas viven en colectivo y se respetan mutuamente”. Desde el subsuelo hasta el 4° piso lo podrás recorrer y encontrar desde tiendas de remeras de rock, artículos de coleccionismo, tatuajes y piercings, discos y cds, posters y todo lo que te puedas imaginar, de todas las culturas urbanas.

Además, su arquitectura es muy interesante, fue diseñada en la década del 50, y fue considerado de vanguardia por estar diseñado por una mujer… (¡cuac!)

Y lo mejor de todo… ¡está abierta los lunes!

museo-del-rock-san-pablo
¡Rock me baby!

- Edificio Italia y edificio Copán.

Ubicados uno al lado del otro, a unas cuadras más allá de los otros predios, pero muy cerquita del Museo del Rock. El Edificio Italia fue un regalo de la colectividad italiana a la ciudad de São Paulo, y el Copán es  un gigante de hormigón diseñado en los años 50 por el amante de las curvas, Oscar Niemeyer.

El edificio Italia es el segundo más alto de Brasil, y tiene un bar con mirador en el último piso, considerado uno de los mirantes más bonitos y románticos de la ciudad, con vistas de 360 grados.

El edificio Copán fue hecho en estilo Modernista y alberga 1160 departamentos, con lo cual consiguió el título de mayor edificio residencial del mundo. Al igual que el Martinelli, sufrió todo tipo de embates, yendo desde el esplendor a la decadencia. Hoy también está en reforma su fachada, y actualmente también se encuentra cerrada su terraza, por lo que no se puede visitar todavía.

edificio-copan-san-pablo
Edificio Copan antes de la restauración
edificio-copan-2022
Así estaba en abril de 2022.
edificio-italia-san-pablo
Edifício Italia

- Mirante do Vale.

Es el rascacielos más alto de San Pablo, ¡y el último edificio al que no pude entrar!

Allí está el mirante más nuevo de San Pablo, el Sky Bar, un lugar que no te tenés que perder (si tenés plata, porque las entradas ¡son carísimas!), con un piso de vidrio que provoca mucho susto a casi todos sus visitantes, pero que  nadie quiere perderse por ser la vista más instagrameable de todo San Pablo.

Me hubiera encantado conocerlo, pero claro… ¡cierra los lunes! Acá podés comprar las entradas, si te interesa conocerlo. Y si querés mandar luego una crónica con fotos, ¡con gusto las postearé en este blog!

sampasky-que-hacer-en-una-escala-en-san-pablo
La verdad es que el Mirante do Vale, como edificio ¡A mí me parece tan feo!

¿Y de cómer? ¿Qué te podría recomendar para que pruebes en tu escala?

¡Uf!! ¡San Pablo es riquísima en su gastronomía! Es, sin temor a equivocarme, uno de los lugares con más gastronomía en el mundo. 

Por empezar, y no me mates si sos italiano… ¡me encanta la pizza paulista! Es crocante, con mucho queso, y si tiene albahaca.. ¡no puedo parar de comerla!

Lo que yo comí en este viaje fue un menú executivo: consiste en una porción de carne, pescado o pez, con arroz, feijão y ensalada. Es un plato económico y yo soy fan. Como soy brasilera y comí feijão toda mi infancia, ¡no puedo dejar de aprovechar cada ocasión para volver a saborear mi plato preferido de Brasil!

En el Barrio Liberdade (que también está en el centro) podrás apreciar comida japonesa: allí está la colectividad japonesa mas grande del mundo, después de Japón.

Luego, por supuesto estálleno de restaurantes con gastronomía de primera y estrellas Michelín.

Dulces: yo soy fan de la paçoca brasilera (una especie de turrón que solo tiene maní, sal y azucar), de la cocada (coco con leche condensada o dulce de leche) y de los brigadeiros. 

Frutas: mi preferida: ¡la papaya! Pero podés comer también mamón, açaí, cajú, acerola… y uff, tantas frutas que es imposible nombrarlas a todas! En el centro vendían ensaladas de frutas a precio amigo, ideal para una colación a media mañana.

Y para beber: ¡Jugos naturales, cachaça y cerveza! Caipirinhas y caipirsokas, si es escuchando música en vivo, ¡mucho mejor!

¡Y esto es todo, amigo!

¡Me quedó larguísimo el post! Es que yo hablo de San Pablo y no puedo ser objetiva, es uno de mis lugares preferidos, incluso no descarto vivir un tiempo allí alguna vez. Ya volveré a postear sobre esta hermosa y caótica ciudad, por ahora quería darte algunos consejos para que te manejes tranquil@ si solo vas a San Pablo por unas pocas horas.  Igual en este post también mencioné algo sobre la ciudad, si querés ¡pegale un vistazo!

Y ahora contame vos… ¿Conocés San Pablo? ¿Te gusta o la considerás muy caótica? ¿Darías un paseo por la ciudad durante tu escala? 

Con todos los tips que te dí, si te quedás en el aeropuerto ¡no me lo cuentes! jaja. 

Por último y fuera del post: te habrás dado cuenta que estuve perdida un tiempo, ¡me pasaron tantas cosas! Resumiendo: terminé de tramitar mi ciudadanía italiana, me fui unas semanas a recorrer Sicilia y finalmente vine a probar suerte a Málaga. 

Por este motivo, y porque no tenía un lugar fijo donde sentarme a escribir, es que no estuve publicando. Pero estoy volviendo, y te quiero ir contando todo lo que viví en estos meses, que fue muchísimo… así que… ¡no me abandones! 

¡Nos vemos prontito! ¡Abrazo viajero!

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    Seguime en las redes:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.