Cinco lugares en Alicante para pasear por un día.

¡Hola! Hace unas semanas fui a pasar un día en Alicante, ciudad que junto a Málaga siempre pensé como un lugar para “quedarse a vivir”. Es que ambas ciudades comparten aquello que toda la vida busqué: el clima perfecto. Veranos soleados e inviernos cálidos.

En esta ocasión sólo me dediqué a recorrer los sitios más conocidos y lo que “no hay que perderse”. Hice todo caminando, ya que está todo concentrado en lo que sería el centro. Sin más, acá te dejo cinco lugares para pasear por Alicante en un día.

La explanada de España.

Empezamos el recorrido por la Explanada de España, que con sus palmeras y sus calles típicas con forma de ola, recuerdan a Río de Janeiro salvo porque le agregaron un tono rojizo al combo. El piso es totalmente artesanal, y está formado por seis millones de teselas ¡OMG!

No importa cuantas veces vaya a Alicante, siempre querré pasar un largo rato en esta costanera peatonal. El suelo brilla, las palmeras acompañan y la gente que pasa, del mundo entero, le da un aire internacional muy glamoroso. Sobre la explanada se encuentran bares y restaurantes, y también un mercadillo de artesanos donde podrás llevarte un recuerdo típico, carteras, bijouterie, vestidos y demases. Sentarse en un bar o en un banquito y simplemente ver a la gente pasar o quedarse un rato largo fotografiando, son planes que a mí me divierten mucho.

La Explanada de España, de día y de noche.

Casco antiguo y barrio Santa Cruz.

Una vez saciadas las ganas de sacar fotos y contemplar la belleza de la explanada, sigo camino por el casco antiguo de Alicante, también repleto de bares y restaurantes para disfrutar de día y de noche. En el casco antiguo se encuentran la Concatedral de San Nicolás (del siglo XVII),  la Basílica de Santa María (del siglo XIII) y el ayuntamiento con su plaza, sus edificios antiguos y el Museo de Arte Contemporáneo.

Si seguimos caminando, llegaremos hasta el Barrio Santa Cruz, con sus casitas blancas y decoradas con flores, que ya estarían en la zona alta, camino al Castillo de Santa Bárbara. Aquí simplemente vale la pena perderse sacando fotos y admirando su belleza.

barrio-santa-cruz-Alicante
Barrio Santa Cruz.

Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA).

En el mismo centro histórico, y al lado de la Basílica de Santa María, se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante. La entrada es gratuita y vale la pena conocerlo, ya que se trata de uno de los acervos de arte contemporáneo más importantes de España. Allí encontrarás obras de célebres artistas como Miró, Picasso y Kandisky, por ejemplo.

Fue el artista alicantino Eusebio Sempere quien recopiló las casi doscientos obras que compone el museo, y por supuesto, hay un piso dedicado a él, donde se puede ver su evolución artística a través de sus diferentes etapas. A mí me encantaron sus piezas, pasé un largo rato en esta sala, jugando a ver el movimiento y la simetría de su obra.

museo-arte-contemporáneo-Alicante

Playa de El Postiguet

La playa se encuentra en el mismo centro, por lo que no tendrás que caminar demasiado para llegar a ella. Posee novecientos metros de arena para disfrutar a pleno, aunque por supuesto, suele estar un poco llena, por ser tan accesible. Lo que más me gustó de la playa es la cantidad de gente de todo el mundo que acude a ella: podés encontrar argentinos, rusos y japoneses bañándose en las hermosas aguas alicantinas. Es así, ¡el mar nos une en una sola nación!

Si sos un turista que quiere gastar poco, sobre la playa hay un 100 montaditos, donde por 1,50 euros te comprás una jarra helada de cerveza, y las tapitas que cuestan entre 1 y 2 euros cada una. Es un lindo plan para picar algo ¡e hidratarse! antes de seguir camino.

Desde la playa se puede apreciar perfectamente el Castillo de Santa Bárbara, lugar en el que iremos ahora.

El Castillo de Santa Bárbara.

Este castillo es una fortaleza medieval del Siglo IX y es de origen musulmán. Se puede acceder de manera gratuita aunque si querés subir por el ascensor, te cuesta 2,70 euros.

La mejor hora para visitarlo es al caer la tarde, para tener las mejores vistas del atardecer, ya que suele ponerse todo rojizo.

Si querés visitarlo en un tour, podés hacerlo con este link. Si vas por tu cuenta, es solo para caminar, perderte dentro y sacar millones de fotos, como la que ves en mi “Inicio” que es justamente desde la cima de este castillo. Desde allí verás una panorámica de toda la ciudad.

Al castillo se llega de tres maneras distintas: a través del ascensor desde la playa de Postiguet, por la calle Teniente Daoiz o cruzando por el Barrio Santa Cruz. Yo fui la primera vez por el barrio Santa Cruz y me encantó. Pero esta última vez hice uso del ascensor ¡porque se me hizo tarde!

En el castillo también suelen hacerse eventos y también se organizan experiencias gastronómicas, conciertos y hasta visitas teatralizadas.

Bajando del castillo, haremos una caminata de regreso por la calle de las palmeras, y subiremos por la Rambla Méndez Nuñez, para hacer una parada en la heladería Borgonesse, que a mi gusto tiene uno de los mejores helados que probé en la vida. (Me gustaría decir que cobro algo por recomendar, pero no, ¡sólo lo hago porque me gustaron!) ¡Te recomiendo el de turrón! 

Y ya con la panza fría podemos seguir para la calle San Francisco, donde encontraremos esta sorpresa… 

¡La Calle de las Setas!

La primera vez que me encontré con las setas, caminando sin rumbo un día cualquiera ¡flasheé! ¡flipé! Me sentí en un cuento de Alicia en el país de las Maravillas. Las setas son unas esculturas con forma de hongos, caracoles, insectos y casitas, en una calle peatonal, que además está llena de bares. Los hongos parece que jugaran con los caminantes. El piso está pintado de colores y hay algunas rayuelas para jugar a ser niños otra vez. Todo esto fue obra del artista alicantino José María Escriva.

Al igual que con las palmeras de la explanada, este es otro lugar súper instagrameable que tiene la ciudad. 

¡Y acá termina el paseo! A esas alturas ya estará cayendo la noche… Entonces te doy dos recomendaciones: o podés quedarte en esta  peatonal y aprovechar alguno de sus tantos barcitos y restaurantes, o podrás volver sobre tus pasos y llegar al centro histórico, que a esa altura estará animadísimo y lleno de gente disfrutando de la hermosa Alicante.

Y si querés conocer más cosas de esta ciudad, acá te dejo un montón de tours gratuitos y pagos para que completes el combo de paseos. ¡Espero que te gusten!

Contame... ¿conocés Alicante?

¿Qué te pareció? ¿Ya estás planeando tu escapada? ¿Vivirías acá? ¡Yo lo sigo pensando! Pero por ahora me quedo con el cálido abrazo Malagueño… ¡El tiempo dirá!

¡Nos vemos prontito! ¡Abrazo viajero!

suely-en-Alicante
¡Hasta la próxima!

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    Seguime en las redes:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.