Por qué los hostels son una excelente decisión a la hora de viajar solo.

¡Hola! Este es un post que tengo escrito desde siempre. De hecho fue lo primero que escribí cuando arranqué el blog, pero por una cuestión de “pandemia” nunca lo publiqué. Resulta que en estos dos años muchos hostels han permanecido cerrados o han mutado a hoteles. Pensar en un cuarto compartido ¡era casi una utopía!

Pero ahora que lentamente nos vamos “normalizando”, y muchos hostels vuelven a funcionar, siento la necesidad de contarte sobre esta forma de alojarse, que para mí (junto con Couchsurfing) es la más interesante para quienes viajamos solos.

¡Espero que pronto vuelvan a recuperar todo su esplendor!

Uno-de-los-mejores-hostels-a-los-que-fui
Uno de los mejores hostels a los que fui.

¿Qué es un hostel?

Un hostel, también llamado hostal o albergue, es un tipo de alojamiento, por lo general más barato que un hotel, en el que podrás compartir tu tiempo y tus experiencias con otros viajeros. La interacción es lo más importante y lo más enriquecedor: en un hostel vas a conocer mucha gente, vas a hacer nuevos amigos y hasta es probable que conozcas personajes muy interesantes, que generalmente no te cruzarías en tu día a día.

amigos-de-los-hostels

Mi primera experiencia en un hostel.

Mi primer viaje de mochilera coincidió con mi primera experiencia en un hostel. Todavía no viajaba sola, había viajado con tres amigas. Estaba en Mendoza y quedé encantada con la cantidad de gente que en seguida conocí. Ya en el cuarto entablamos diálogo con una chica de Estados Unidos y otra de Buenos Aires. Luego cenamos en el hostel, pues se había organizado un asado comunitario, y terminamos todos en una disco mendocina muy divertida. Fue ese mismo día que me dí cuenta de que este modo de viajar ¡era lo mío! Y desde ahí en más no paré.

En mi segundo viaje en hostel  ya conocí a mi primer amigo viajero que conservo hasta el día de hoy, Kike. Eso es lo primero que tenés que saber de los hostels: allí vas a hacer amigos para toda la vida. Y si no son para toda la vida, van a ser para ese viaje particular y está muy bien también.

Ventajas de parar en hostels.

Acá te cuento las que considero más importantes:

  1. Primero y principal por lo que vengo repitiendo: la posibilidad de socializar. Ya acá debería terminar el post jaja. Socializar en un viaje para mí es vital y el hostel es el lugar por excelencia para conocer gente. Para los tímidos como yo casi no es necesario acercarse a otra persona, en general todo fluye muy naturalmente. Los desayunos, las áreas comunes y los bares del hostel suelen ser los puntos donde la gente se conoce, aunque muchas veces también hacemos amigos en la propia habitación.
  2. En general son más baratos que los hoteles u otras formas de alojamiento. Hoy en día hay hostels tan hermosos o más que un hotel. Con diseños modernos y detalles de lujo, piscina, bares y terrazas decoradas, hay para todos los gustos y a precios accesibles.
  3. Casi todos tienen wifi las 24 horas, por lo que también son una excelente opción para los nómades digitales, aunque también para todo el mundo. ¿Quién no quiere tener wifi las 24 horas?
  4. En general poseen cocina comunitaria con heladera y estanterías para guardar la comida, y esto también abarata los costos. Eso sí, hay que tener en cuenta que en algunos pocos hostels no permiten cocinar, sólo dejar las cosas en la heladera. Son los menos, pero si tu intención es hacerlo, buscá en la descripción que esté permitido.
  5. Muchos organizan actividades para que tu estadía sea mucho más divertida: paseos por la ciudad, excursiones, bike tours, cenas, fiestas, pub crawls. Algunas actividades pueden ser las gratuitas y otras van a ser pagas, pero te aseguran una estadía divertida.
  6. Muchos hosteles tienen bares, donde vas a pasar momentos inolvidables, ya sea por las actividades que organizan o porque te permite tomarte una cerveza solo sin pensar en que estás en un lugar donde te pueden mirar o juzgar. Algunos te regalan tragos de bienvenida, otros tienen música en vivo. De todo para entretener al viajero.
  7. Hay hostels que hacen precios especiales si vas en grupos o si te alojás determinada cantidad de días.
Las cenas de los hostels.

Grabate esto: ¡los hostels son para todas las edades!

Espero que no te pierdas la oportunidad de ir a un hostel si tenés más de 30, 40 o 50 años. ¡Los hostels son para todos!  Obviamente que la gente más joven es la que más los elige y tiene más que ver con una cuestión de costos que de elección. Muchos, cuando pueden pasarse a opciones más “cómodas” dejan de ir a los hostels. Así, los que sobrevivimos este sistema después de los 40 somos los que estamos convencidos de que es un hermoso modo de viajar. 

Tips para elegir un buen hostel.

  • Fundamental: ¡leé las referencias! Hay dos tipos de hostels: los que son muy lindos y los que yo llamo “pata sucia”. Y la verdad que a veces no hay casi diferencia de precio entre uno y otro. Los hostels no están calificados con estrellas y el único sistema de calificación que al menos yo conozco son las “referencias”. Por eso para mí es vital  tomarse un tiempo, leer también las negativas y ver las fotos. Si por ejemplo no hay fotos de las habitaciones, sospechá. Si son todas tomas bonitas, un detalle de una flor pero ni una foto que te dé una idea de cómo es el hostel, sospechá. Si no tiene referencias… puede ser un hostel nuevo, elegilo solamente si se nota mucho que es bueno.  Un poco de intuición y mucha lectura, ¡no fallan!
  • Puntuación: en general elijo hostels con más de 8 puntos. Solo si me sale un viaje relámpago y no hay más opciones, o si todo el resto de los alojamientos están fuera de mi presupuesto, me permito elegir un hostel con menor puntuación.
  • Al hacer la reserva: leé bien el detalle de lo que estás pagando. Algunas veces no figuran ciertos impuestos, o el desayuno se paga aparte, o el estacionamiento puede no estar incluído. Otro tip importante: poné en la configuración la moneda local. Si ponés la de tu país, a veces te hace una conversión que no es la real, y te podés llevar una gran sorpresa al pagar. Esto aplica a cualquier alojamiento, no solo a hostels.
  • Fijate si tiene cancelación anticipada. Cuando estás viajando por un largo tiempo, a veces puede ser una ventaja por si tus planes cambian.
  • Investigá bien la ubicación. Hay ciudades donde el centro histórico es peligroso, otras donde el centro histórico es la zona más interesante para parar. Elegir bien la ubicación es fundamental, si elegís un barrio peligroso probablemente no puedas salir más que de día. Me pasó una vez en San Pablo y me perdí la noche que era espectacular.

Características generales de los hostels.

Habitaciones: pueden ser femeninas, masculinas o mixtas; pueden ser privadas, o compartidas: de 3 a 12 e incluso más camas. Obvio que el precio va a variar según lo que elijas. Yo al principio elegía las más baratas, hoy elijo ir a la habitación menos numerosa que pueda pagar. Las de 12 personas suelen ser ruidosas y olorosas. Respecto a si elegir o no los cuartos mixtos, en general a mí me da igual, incluso prefiero un cuarto de cuatro personas mixto, que uno de ocho mujeres. Me importa más  la limpieza y el orden del lugar que el sexo de los huéspedes.

Siguiendo con las habitaciones, para mí es vital que los cuartos sean grandes y con buenos lockers. Esto se ve fácilmente en las fotos y resuelve una cuestión que a mí me importa mucho: los olores. Cuando las camas están muy juntas, o peor, si son muchas camas, los olores proliferan. También si las camas son de madera porosa o si los acolchados son de lana.

Lockers: son fundamentales en los cuartos compartidos. Por lo general yo dejo las cosas de valor allí, y la mochila debajo de la cama o al costado. Nunca tuve un problema. Un tip: no te olvides de viajar con un candado, y si sos distraído como yo, las 3 llaves que trae el mismo, ¡separalas! Así si perdés una te quedan las demás.

Baños: hay hostels con baños en las habitaciones, pero a veces los baños están afuera. Hay baños mixtos y baños separados por sexo.  Hay también habitaciones que son privadas pero con baño compartido. Para mí el baño es un tema importante y la verdad es que  varían mucho de hostel en hostel. Me han tocado hostels con baños mixtos y sin una zona privada para cambiarse y suele ser un dolor de cabeza. O baños muy chicos que resultan imposibles de mantener limpios y secos. Cuando estés buscando fijate también en las fotos del baño, o en los comentarios.

Hostels familiares y hostels modo “party on”. Va a depender de tu gusto o del tipo de viaje que quieras hacer. En mis últimos viajes prioricé los hostels familiares y con pocas habitaciones, pero los hostels party on pueden ser una buena opción si tenés ganas de divertirte y más que nada cuando vas a algún lugar muy turístico, con muchas opciones de pubs y discos. Los pub crawls están geniales y son la forma más divertida de socializar, eso sí, tené en cuenta la resaca del día siguiente.

habitación-de-seis-camas
Habitación de seis camas con baño separado. Para mi gusto, ¡muy chica!

¿Hostel o couchsurfing? ¡Esa es la cuestión!

Este es un punto importante para mí, y ya algo conté en otro post. A mi me gusta alternar. Los hostels te dan más libertad para andar por tu cuenta, y en Couchsurfing vas a conocer más gente local. En mi caso, por mi personalidad tímida y porque a veces siento que invado, no suelo hospedarme en casas ajenas por más de tres días. Así que generalmente si me quedo varios días en un lugar, suelo ir unos días antes o después a un hostel y si tengo ganas, organizo salidas o meetings con los miembros de Couchsurfing. 

Redondeando...

Creo que te he dejado una guía bastante exahustiva sobre los hostels. En todos estos años como mochilera he ido a cientos de ellos y más allá que he estado en lugares horribles, en promedio las experiencias aún siguen siendo positivas. Y a mis 44 años aún los sigo eligiendo, ¡y seguiré así mientras pueda!

Así que ¡a programar tu próximo viaje! Y si necesitás mi ayuda, como siempre, ¡estoy a un click de distancia!

¡Abrazo viajero!

Si te gustó este post, o si te encanta el blog en general, ¡Suscribite acá abajo!

    ¡Seguime en las redes!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.