Cómo armar una valija y no morir en el intento.

¡Hola! Hoy te voy a traer un tip interesante… bah interesante al menos para mí, porque siempre fui muy desordenada! Pero gracias a la tecnología y a los santos tutoriales de internet, esta semana aprendí cómo armar una valija para que quede prolija, y ¡para que entren muchas más cosas!

Siempre me costó mucho decidir qué llevar y qué no, así como también me resultaba difícil aprovechar los espacios. Pero como esta vez iba a hacer un viaje largo, decidí que era imprescindible aprender cómo armar una valija sin morir en el intento. Primero vacié mi ropero arriba de mi cama. Me llevó tres días ir descartando ropa, incluso mis amigas me iban haciendo coaching de qué sí y qué no. En ese momento me di cuenta de que lo mejor era ponerme a mirar tutoriales, porque sino me iba a quedar tan pesada que no la iba a poder ni cargar.

pre-armado-de-la-valija
La pre-selección de la ropa

El día que fui a comprar la valija vi un set organizador para guardar la ropa, y ya me quedé pensando que podía ser muy útil. Grande fue mi sorpresa cuando mi hermana ¡me lo trajo de regalo! Y cuando empecé a mirar los tutoriales, lo primero que aprendí, fue que se ahorra muchísimo espacio con esos organizadores. Los organizadores literalmente, ¡te pueden cambiar la vida! La vida viajera, al menos. Además, quedan muy “chics” cuando abrís la maleta. Y por último, creo firmemente que una valija organizada da bastante paz mental, al menos a mí.

Bueno, te voy contar las cosas que más me gustaron y te voy a ir mostrando como quedó mi valija. ¡Estoy súper contenta!

Hacer una lista.

Primero que nada, te recomiendo hacer una lista de las cosas que querés llevar a tu viaje, y tenerla para usarla en los próximos. Te va a ahorrar tiempo y evitará que te olvides de alguna cosa importante.

Basarse en el método de Marie Kondo.

Todos los tutoriales que ví, de un modo u otro la seguían. Cada persona lo adapta a sus gustos, pero está bueno tenerla en cuenta. El método consiste en doblar las ropas que queden rectangulares y luego doblarlas o enrollarlas para que quepan verticalmente y sin caerse. Mi método fue doblar la ropa de a dos: puse por ejemplo, dos remeras juntas, hice un rectángulo, las enrollé para que queden unos rollitos bien prolijos y las guardé en el organizador mediano. Luego utilicé el grande para poner los jeans, las calzas y varios sweters, que también doblé de a pares.

Otro gran truco es envasar al vacío las camperas, sacarle todo el aire y enrollarlas también.

Todo lo que tenga capucha se puede enrollar y luego usar la capucha para envolver toda la prenda, queda impecable.

Las prendas que se arrugan más, ponerlas arriba, los jeans y prendas más gruesas, debajo de todo. Así, esta ropa va a hacer de sostén de las que se arrugan más.

Leí también que un gran truco antiarrugas es envolver la prenda en papel de seda, y hacer el mismo proceso del rollito. Por supuesto que no llegué tan lejos, pero te paso el tip porque me gustó. 😉

El cinto lo podés poner estirado alrededor de la valija, lo que  también te va a hacer ahorrar espacio.

como-armar-una-valija
Las prendas en los organizadores.

Haciendo "kits" de básicos.

Llevar una pollera, un short y un pantalón, y remeras o sweters que combinen. Si llevás ropa de colores neutros, o por lo menos la prenda de abajo, te facilita el trabajo a la hora de combinar.

Y si querés ser un as de la organización, a los rollitos de pares los podés doblar por color: dos remeras blancas, dos sweters rojos… así luego será mucho más fácil para identificar.

Calzado.

En cuanto al calzado llevar menos cantidad y lo más básicos y neutros posibles. Si vas a estar mucho tiempo de viaje, tratá de cambiar los tacos altos por calzados más bien cómodos, hoy en día hay muchísimas opciones para estar elegantes con tacos bajos.

Para embalarlos, poner cada par en una bolsa y de ser posible en sentido contrario así ocupan menos lugar.

Yo llevo un par de botas, unas zapatillas para andar de día y otras para hacer gimnasia; unas sandalias bajas y otras de taco. A las botas las tuve que poner en dos bolsas distintas, pero aproveché para ponerle adentro todas las medias posibles, con el objeto de, además de aprovechar el hueco, mantenerlas más rígidas, para que no se aplasten tanto.

La ropa interior.

Podés elegir dos modos: la podés ir metiendo en los huecos que van quedando en la maleta, o ponerla toda junta en otro nécessaire u organizador. Los corpiños según Marie Kondo van arriba de todo en la valija y estirados, pero yo preferí aprovechar algunos huecos y ponerlos ahí. Las mallas… uf, me costó, quería embalar todas, pero al final decidí llevar menos cantidad. Las puse en otra bolsa, una que tenía para guardar la campera de pluma. Y a esa bolsa la puse adentro de una cartera pequeña. Así, aproveché cada espacio!

Los líquidos.

A los líquidos los puse en el bolsillo de adelante. Al ser elementos que suelen controlar en los aeropuertos, así pasan los controles más rápidamente. Recordá que si va en el bolso de mano, no deben ser de más de 100ml, deben ir guardados en una bolsa transparente y no deben superar el kilo.

Para que los líquidos no se derramen, podés ponerle una cinta o un papel film. Fue la primera vez que lo hice y pensé: ¿cómo no se me ocurrió antes? Llegó todo perfecto, ¡sin derramarse nada!

La bijou.

Se la puede poner en alguna bolsita de tela, para poder ver fácilmente el contenido. También en frasquitos pequeños que se pueden guardar en cualquier hueco de la maleta. Un tip muy interesante que vi, fue poner las cadenitas adentro de sorbetes cortados, con lo cual no se van a salir ni enredar.

Enchufes, cargadores, rígidos extraíbles, etc.

Todos los elementos de electrónica van arriba de todo, adonde no haya cosas arrugables porque pesan bastante. Conviene ponerlos también en una bolsa transparente por si te revisan la valija. La notebook siempre llevarla en la valija de mano.

Remedios.

Los remedios van en un nécessaire aparte. Si no son de venta libre, es recomendable llevarlos en sus cajas, y si tuvieras la prescripción médica, mucho mejor.

así-quedó-la-valija-de-mano
Así quedó la valija de mano.
así-quedó-la-valija
¡Así quedó mi valija!

En general siempre viajo con mochila, muy pocas veces he usado valijas. Pero esta vez estaré viajando por varios meses, y “necesitaba” llevar bastante ropa (remplacemos “necesitaba” por “quería”, seamos honestos jaja). Y para que me entrara todo fue que empecé a leer y mirar videos. Y no puedo estar más feliz. Quedó divina, prolija y organizada! ¡No me reconozco!

En fin, sé que deben haber muchos más tips, me comprometo a actualizar la lista cuando me entere de más cosas! Y me encantaría que si vos tenés consejos nuevos para pasarme ¡los compartas en los comentarios!

Nos vemos la próxima semana, ¡abrazo viajero!

Seguime en las redes:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.